Los precios del oro subieron hasta máximos de siete años y el diferencial entre los rendimientos de bonos a tres meses

Reuters

El promedio industrial Dow Jones perdía el lunes más de 800 puntos en las primeras horas de sesión, ya que los inversores corrían hacia activos más seguros tras un fuerte aumento de casos de coronavirus fuera de China que avivó temores a un impacto mayor de la epidemia en la economía global.

Los precios del oro -un activo de refugio- subieron hasta máximos de siete años y el diferencial entre los rendimientos de bonos a tres meses y 10 años del Tesoro estadounidense se ampliaba, después de un incremento de los contagios en Irán, Italia y Corea del Sur durante el fin de semana.

La inversión de la curva de retornos de los bonos estadounidenses es una señal clásica de que los mercados ven una recesión aproximándose.

Los 30 integrantes del indicador de favoritos Dow Jones, además de 11 de los segmentos del índice S&P 500, operaban en rojo. Las acciones de tecnología bajaban 3,1% y eran el mayor lastre para el referencial de Wall Street.

Los sectores de empresas de servicios públicos y de bienes raíces, denominados los segmentos defensivos de la bolsa neoryoquina, registraban los menores declives.

Los papeles de Apple Inc retrocedían 3,5% ya que datos mostraron que las ventas de sus teléfonos celulares en China se hundieron en más de un tercio en enero.

A las 14:20 GMT, el Dow Jones cedía 815,31 puntos, o 2,81%, a 28.177,10 unidades; mientras que el índice S&P 500 perdía 89,94 puntos, o 2,69%, a 3.247,81 unidades; y el índice compuesto Nasdaq bajaba 306,59 puntos, o 3,20%, a 9.270,01 unidades.

En tanto, los acciones de aseguradoras médicas como UnitedHealth Group Inc, CVS Health Corp y Cigna Corp bajaban entre 3% y 4,8%, después de que Bernie Sanders, que apoya la eliminación de seguros de salud privados, fortaleciera su posición para la nominación demócrata a la presidencia con una decisiva victoria en los caucus de Nevada.

La semana pasada, los principales indicadores de Wall Street anotaron ganancias hasta máximos históricos, en parte debido al optimismo respecto a que la economía mundial podrá superar el impacto del coronavirus tras el revés inicial, apoyada por medidas de los bancos centrales.