miércoles, 26 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

En el margen de la Semana Internacional de la Energía en Singapur, Birol también dijo que el crecimiento de la demanda por crudo podría debilitarse si los precios siguen subiendo.

Los futuros del crudo referencial internacional Brent han subido casi al doble desde los mínimos que tocó en enero, a más de US$50 por barril.

Birol afirmó que la desaceleración del crecimiento de la demanda, que se compara con los 1,8 millones de bpd vistos en 2015, no tendría lugar hasta la segunda mitad de 2017.

Además, manifestó dudas sobre la efectividad de un recorte planeado en la producción por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para apuntalar los precios, dado que eso podría dar pie a nuevas fuentes de bombeo en otros lugares, lo que minaría aún más un reequilibrio del mercado.

“Si hay un aumento en los precios como consecuencia de esta intervención (impulsada por la OPEP), bien podríamos ver una respuesta de la producción de mayor costo”, declaró Birol, y agregó que si el barril alcanza los US$60, podría reanudarse la producción de esquisto en Estados Unidos y en proyectos offshore en América Latina.

El funcionario concluyó que, pese a una desaceleración general de la demanda, China (que ha sido el principal pilar de crecimiento de la demanda de crudo en los últimos años) aumentará aún más sus importaciones debido al declive de la producción local por los precios más bajos.