En Colombia hay dos propuestas para reducir la jornada laboral de manera gradual, una busca disminuir la semana a 45 horas y la otra a 36; en Chile buscan las 40 horas.

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

El límite de horas laborales en América Latina es de 48 y si nos remitimos a los países de la Alianza del Pacífico, este valor se mantiene en tres de su cuatro integrantes: Colombia, Perú y México; pero Chile es el que menos trabaja semanalmente con 45 horas laborales.

En Colombia, la jornada máxima legal ordinaria es de ocho horas al día y 48 horas a la semana, pero en el caso de los trabajos que excedan este número de horas, deben reconocer horas extra, lo que significa un recargo de 1,25% por hora y un límite máximo de dos horas al día y 12 horas a la semana.

En Perú, la legislación también dicta que el máximo de horas laboradas a la semana debe ser de 48 horas, y al día de ocho. Además, este tiempo puede ser distribuido entre cinco o seis días en los dos países, garantizado al trabajador como mínimo un día de descanso.

México es un caso particular. El país centroamericano cuenta con tres jornadas laborales en la actualidad: diurna, nocturna y mixta. La jornada diurna es igual a la jornada de Colombia y de Perú, y está comprendida entre las 6:00 a.m y las 8:00 p.m; la jornada nocturna, va desde las 8:00 p.m y las 6:00 a.m, y tiene un límite de siete horas por día y 42 horas a la semana. Por su parte la mixta (diurna y nocturna), tiene un máximo de 7,5 horas al día y un valor de 45 horas semanales.

LOS CONTRASTES

  • Santiago Martínez MéndezSocio de Godoy Córdoba y profesor universitario

    “La propuesta del senador Uribe sería una buena oportunidad para regular de otra manera algunas industrias que tienen particularidades como el transporte fluvial donde es difícil dejar de trabajar”.

  • Felipe ÁlvarezSocio de Álvarez Liévano Laserna

    “Mintrabajo busca que el trabajo se regule por horas y eso es una verdadera respuesta al tema. Las personas trabajan cuantas horas puedan destinar y eso beneficiaría tanto a la personas como a la seguridad”.

De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo de México, “comprende períodos de tiempo de las jornadas diurna y nocturna, siempre que el período nocturno sea menor de tres horas y media, pues si comprende tres y media o más, se considerará jornada nocturna”.

Las propuestas de reforma

Chile es el país que menos horas trabaja a la semana de los países de la Alianza Pacífico. Tiene un máximo de 45 horas a la semana y pueden ser repartidas de cinco a seis días, eso sí, sin exceder las 10 horas diarias. Además, ha estado en la agenda actual de los medios por los proyectos de ley que buscan reducir la jornada laboral a 40 o 41 horas a la semana, depende de cada propuesta.

La primera propuesta fue realizada en 2017 por Camila Vallejo y Karol Cariola, diputadas del Partido Comunista de dicho país. La alternativa busca reducir las horas semanales de 45 a 40 horas, distribuidas en cinco jornadas, de ocho horas cada una. Cariola señaló al medio DW que el proyecto “responde a las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el convenio de 1935 que ha sido ratificado por varios países. La mayoría de ellos han propuesto avanzar en esta línea, en función de buscar mejorar la calidad de vida de los trabajadores y las trabajadoras”. La Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados ya dio el aval para que el proyecto se empiece a discutir.

Por su parte, Sebastián Piñera hizo una propuesta que busca reducir la jornada a 41 horas semanales de manera gradual a 2027.

Felipe Álvarez, socio de Álvarez, Liévano & Laserna, señaló que el alto nivel de tecnología que se ha alcanzado ha dado paso a tendencias como el teletrabajo y el coworking que han llevado a que las empresas entiendan “que la productividad no está en el tiempo que se destine al trabajo sino a la calidad del trabajo”.

Si bien en Colombia andan 20 proyectos entorno al trabajo, uno de los más sonados es el propuesto por el senador Álvaro Uribe Vélez, que busca que la jornada semanal máxima sea de 45 horas y pueden ser distribuidas entres cinco y seis días, garantizando un día de descanso. Esto se haría de manera gradual restando una hora por año. Uno de los puntos del proyecto es “crea un mecanismo de trabajo de tiempo parcial donde se puede celebrar un contrato por horas, días y semanas aplicable para jóvenes”, dijo Santiago Martínez, socio de Godoy Córdoba.