La mayor petrolera del planeta tiene previsto salir a Bolsa entre finales de 2019 y 2021

Expansión - Madrid

Arabia Saudí ha nombrado a Yasir al-Rumayyan nuevo presidente de Aramco, la mayor petrolera del mundo. El sucesor de Khalid al-Falih en el cargo asume las riendas del gigante energético meses antes de que este culmine los preparativos para su salida a Bolsa.

El objetivo de este cambio es separar aún más la dirección de Aramco del Ministerio de Energía. Falih, que ha sido ministro de Energía durante años, perdió dos carteras la semana pasada, las de Industria y Recursos Mineros.

Yasir al-Rumayyan es alguien cercano al príncipe heredero de la monarquía saudí, Mohammed bin Salman. Su nombramiento está avalado por el éxito cosechado al frente del fondo soberano del país oriental, clave en el proceso de diversificación en el que se encuentra inmersa la economía del principal productor de crudo de la Opep.

Actualmente, el fondo saudí cuenta con participaciones significativas en el fabricante de coches eléctricos Tesla, la empresa de transporte Uber y el fondo Softbank, entre otras firmas.

El salto al parqué de Saudi Aramco promete ser el mayor de la historia, ya que, según datos de Moody's y Fitch, es la compañía con el mayor beneficio neto del mundo. Sus ganancias alcanzaron los US$111.100 millones en 2018, mientras que su facturación se situó en los US$355.900 millones.

No obstante, su desembarco en la renta variable podría dividirse en dos fases, según informó el viernes pasado Wall Street Journal.. La primera tendría lugar en la Bolsa de Arabia Saudí a finales de año, mientras que la segunda se realizaría en alguna de las principales plazas mundiales, como la de Londres, Hong Kong o Tokio.