El Stoxx 600 perdió 3,6% en una semana dominada por las dudas sobre las nuevas restricciones por el coronavirus en Europa

Reuters

Las acciones europeas registraron el viernes su peor declive semanal desde mediados de junio, por el temor de los inversores a que una segunda ola de infecciones del coronavirus afecte a la recuperación económica, mientras los papeles bancarios se hundían a un mínimo histórico.

El índice paneuropeo Stoxx 600 cedió 0,1%, siendo incapaz de igualar las ganancias de Wall Street ante señales de que los congresistas estadounidenses progresaban sobre un paquete de estímulo por US$2,2 billones que podría ser votado la próxima semana.

El Stoxx 600 perdió 3,6% en una semana dominada por las dudas sobre las nuevas restricciones por el coronavirus en Europa, el debilitamiento del avance de los gigantes tecnológicos y preocupantes datos económicos.

Francia y Reino Unido establecieron el jueves nuevos récords de infecciones diarias de covid-19, mientras que el gobierno español recomendó la reimposición de un confinamiento parcial en toda la ciudad de Madrid después de que el país superó los 700.000 casos, la cifra más alta de Europa Occidental.

“Nuevas restricciones en Europa, menos apoyo fiscal, un desvanecimiento del impulso de liquidez y el riesgo electoral deberían afectar a la actividad en el cuarto trimestre”, escribieron en una nota estrategas de Barclays.

Los bancos europeos se hundieron a un nuevo mínimo récord, ya que los inversores ignoraron a un sector golpeado por un cóctel de costos de préstamo globales más bajos, un alza de malos créditos por la recesión económica y un escándalo de dinero sucio que le convirtió en el peor indicador de la semana.