miércoles, 19 de diciembre de 2018

Unión de redes será en octubre

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

Una inversión de US$300 millones fue el primer impulso que tuvo Scotiabank Colpatria para convertirse en un banco universal y digital. Ahora, con la adquisición del negocio de consumo y Pyme a Citibank, el mercado del rey en tarjetas de crédito sigue en crecimiento. Jaime Alberto Upegui, presidente de la entidad, habló con LR sobre un nuevo segmento y el nuevo formato de oficinas que están creando.

Este año fue movido con la adquisición de la banca personas de Citibank, ¿cuál fue el balance?

Con datos a noviembre cerramos con activos totales de $32,3 billones, de esto en cartera es $26,9 billones, siendo la más relevante la de consumo con $12,5 billones. Le sigue la cartera comercial (que incluye la cartera de Pyme) con $10,1 billones y la hipotecaria con $4,4 billones. En depósitos totales tenemos $24 billones y en tarjetas de crédito cerramos con 2,8 millones y en el mercado una de cada cuatro es nuestra.

¿Cómo va la incorporación digital que venía con el Citi Bank?

Con esta adquisición, y la fábrica digital, lo que hicimos también fue traer todo el conocimiento que existía en el aplicativo. El aplicativo digital antiguo ya no existe y en lo que respecta a la página web vieja, no estaría en funcionamiento en marzo de 2019.

Lo que hemos hecho es un cash-up de lo que teníamos y lo fortalecimos, y es nuestro objetivo del próximo año. Lo más importante para nosotros es la adopción digital, y es que ya con cifras a noviembre, 80% de los CDTs se abrió por medio de la app, y 75% de las cuentas de ahorro por un medio digital.

¿Qué otro negocio se cerró en este año?

En ese elemento uno de los negocios que adquirimos de la operación de Citi fue el de Citi O que nos sirvió de palanca para iniciar nuestra operación de Scotia Wealth Management, que se encarga de manejar la oferta de productos de inversión en el mercado colombiano. Entonces recibimos en la adquisición 3.000 clientes con cerca de $800.000 millones de activos bajo administración que se manejan a través de Scotia Securities.

El objetivo es seguir fortaleciendo esta oferta, haciendo ofertas de renta fija, variable, fondos de inversión colectiva y la creación y diseño de oferta apalancándonos en nuestra matriz que es Scotiabank para ofrecer en el futuro productos de inversión bancarios en la jurisdicción de Canadá, y el objetivo es crecer 73% en 2019.

¿Y este segmento ya está corriendo?

Ya está corriendo en inversiones locales y algunas inversiones internacionales, en donde ya tenemos facultad para promoción de productos del exterior, pero nuestro objetivo es ampliar el portafolio y será en el primer semestre de 2019.

Más allá de estos productos ¿cómo esperan potenciar la adopción digital?

En noviembre acabamos de abrir nuestra primera oficina digital en Medellín, que igual conserva la plataforma de caja y asesoría, pero lo novedoso es la zona social que es una mesa a lo que sería una Apple Store con iPads. Creamos un cargo nuevo que se llama el asesor digital para enseñarle a hacer el uso de los temas digitales. Vamos a abrir en Bogotá dos oficinas de estas en el primer semestre de 2019, y la primera será en la calle 100 con carrera novena.

¿Entonces ese será el gran objetivo de Scotiabank Colpatria?

Lo será y además el que los clientes bajen el aplicativo, que conozcan la app web, en octubre será la conversión del banco a una sola red que por un lado es Colpatria y la otra Scotiabank, por lo que se convertirá en una sola el próximo año. Además estamos trabajando en el cierre de los gaps entre los dos aplicativos.

La integración es una prioridad muy importante en 2019, la adopción digital como un tema central e igualmente la consolidación de wealth management. En la medida en que esto se vaya transformando, las áreas probablemente cambiarán y los empleos del banco lo harán más hacia lo digital.

¿Qué pasa con los problemas y quejas que arrastran los clientes del Citi?

Desde el primero de julio es nuestro problema y responsabilidad. El primer gran resultado es que el concepto de cero pérdida de clientes se ha cumplido. Hay una realidad y es que estamos construyendo una marca, por eso estamos creando relaciones fuertes con los clientes, siendo un banco cercano que está centrado en el cliente y que quiere acompañarlo, por eso tenemos que ganarnos la confianza de ellos.