Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

Habrá un borrón y cuenta nueva en las centrales de riesgo, en máximo seis meses, para las personas que paguen sus deudas y tengan calificaciones negativas. Sin embargo, aunque puede sonar una buena noticia, algunos analistas señalan que con menos información a la mano, se dificulta el acceso al sistema financiero.

Según lo aprobado por la Cámara, quienes paguen las obligaciones por las que han sido reportados en los próximos 12 meses, permanecerán con dicha información negativa en los bancos de datos por máximo seis meses. Una vez se cumpla este periodo, la mala calificación deberá ser retirada automáticamente por las centrales de riesgo.