.
Hacienda

LR 65 años


En su aniversario 65, LR hizo un foro en el que se presentaron los retos de las economía a futuro

INDUSTRIA

Los cambios que ha tenido la canasta familiar durante más de seis décadas

miércoles, 27 de febrero de 2019

La primera cesta básica del Dane se creó en 1954 e incluía productos como el pañuelo de tela y el sombrero.

Parado en la puerta de su casa, Francisco Morales mete las manos en los bolsillos de su traje de paño, cosido por su esposa en una máquina a pedal de Pfaff, revisa si tiene su pañuelo de tela y su peinilla, descuelga el sombrero Barbisio del perchero que hay al inicio del zaguán y sale a tomar el ferrocarril desde la Estación Central y hasta la de Fontibón para ir a su trabajo. Cuando regresa a su casa enciende su radio Caprice y algunos fines de semana sale con su esposa a la sala de cine María Luisa, en la calle 72 con Caracas.

Los hábitos de esa sociedad de 1954 difieren mucho de los de hoy, 65 años después: son pocos los hogares que escuchan el traqueteo de una máquina de coser, porque todas las prendas pueden conseguirlas en almacenes; los pañuelos de tela fueron reemplazados por los de papel; los sombreros Barbisio siguen existiendo (y hasta tienen tienda online), pero no se usan masivamente; y servicios de contenido por streaming como Netflix son la nueva forma de entretenimiento en la que gastan los colombianos y que mide el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) para calcular la inflación.

Desde 1954, cuando la entidad realizó por primera vez la medición del Índice de Precios al Consumidor (IPC), mediante una canasta que fue resultado de la ‘Encuesta de ingresos y gastos medios y bajos’ elaborada en 1953, la cesta básica ha cambiado en cinco ocasiones. Eran 198 los productos incluidos para realizar la medición de precios en ese entonces, hoy son 443, es decir, 247 más.

La máquina de coser, el pasaje de ferrocarril, el sombrero, el pañuelo de tela, el platón de aluminio, el carbón (vegetal y mineral) y la manteca eran algunos de los artículos que componían esa primera cesta básica que, además, fue la de mayor duración, pues se mantuvo como patrón para medir la inflación hasta 1978.

Primeras marcas en la canasta

Industrias Pfaff entró en liquidación en 1997, 18 años después de que las máquinas de coser salieron de la canasta familiar. Esta compañía, representante del fabricante alemán de máquinas de coser Pfaff en Colombia, se constituyó en 1957 y llegó a tener 200 trabajadores en sus sedes de Bogotá, Cali y Medellín.

Su éxito (y el de otras marcas dedicadas a la venta de estos productos como Singer) radicaba en que cada hogar tenía una máquina de coser, pues el corte y la confección eran habilidades que las mujeres debían aprender, y que necesitaban para hacer las casi 30 prendas de vestir que formaban parte del consumo de cualquier hogar de la época.

LOS CONTRASTES

  • Miguel UrrutiaExgerente del Banco de la República

    “Los patrones de consumo se transforman cuando el cambio en gustos lleva a aumentar o a disminuir las ventas de ciertos nuevos productos”.

  • Juan Daniel OviedoDirector del Dane

    “Para la primera canasta, los alimentos pesaban 49% de la medición de inflación. En la última, pesan 24,5%. Esto muestra la evolución del nivel de vida de los hogares colombianos”.

Mientras este artículo salió en la segunda canasta familiar (que contaba con 252 rubros), otros productos, como el formulario hípico, el televisor, la corbata o el aguardiente entraron a los hábitos de consumo de los colombianos en 1979.

Puede parecer extraño que las gacetas hípicas estuvieran entre los gastos comunes de los colombianos, pero para ese entonces, las carreras de caballos eran tan importantes, que podían ser comparables con los partidos de fútbol, como recordó Guillermo Trujillo, columnista del Diario La República. Por eso, los colombianos asistían los domingos a los 15 hipódromos que había en el territorio nacional, o podían ver las carreras por televisión en Telehipódromo. Además, apostaban con el formulario hípico ‘5 y 6’: la persona que más dinero recibía, era la que había acertado en mayor medida el orden de llegada de los caballos que participaban en la competencia.

El licor representativo de Colombia también hizo su entrada a la canasta familiar en 1979, después de que en la primera mitad del siglo se empezaran a formar las licoreras departamentales como la Empresa de Licores de Cundinamarca (1905), la Industria Licorera de Caldas (1905), la Fábrica de Licores de Antioquia (1919) y la Industria de Licores del Valle (1921) e iniciaran la producción de aguardientes blancos. Antes de que eso pasara, la bebida se producía bajo la marca Amarillo de Manzanares, en Caldas, de forma artesanal. Debido a su proceso de elaboración, muy poco tecnificado, el líquido no alcanzaba la pureza, por lo que su color era amarillo.

Para 1989, la cesta básica se redujo en 57 productos. Entre los 195 que la componían, entraron las comidas por fuera del hogar, los pañales, el alquiler de videos, los pasajes de avión y los gastos en discotecas.

La marca más famosa de alquiler de películas para la época fue Betatonio, que abrió en 1980, llegó a tener 35 tiendas y 350 empleados, y entró en liquidación en 2007. Este tipo de entretenimiento fue tan popular, que el rubro se mantuvo en la cuarta canasta básica, que rigió de 1999 a 2008, década en la que llegó a Colombia el gigante mundial del negocio: Blockbuster.

En esta tercera cesta, los pañales pasaron a ser de tela a desechables. Esto, después de que durante la década de los 50 fueran considerados artículos de lujo. Sin embargo, gracias a la masificación de estos productos, de la mano de Procter & Gamble, inicialmente, sus precios fueron más asequibles.
La cuarta canasta familiar, conformada por 405 artículos, y que empezó a regir en 1999, incluyó el alquiler de videojuegos, los anteojos y los servicios bancarios.

No es de extrañar que en esta época los bancos entraran a formar parte de los gastos usuales de las personas, pues aunque la primera tarjeta apareció en Colombia en 1970, solo en los 90 se masificó su uso, gracias a Ascredibanco, la asociación de entidades bancarias, que lanzó la campaña ‘Credibanco-Visa: más que un lujo’. Dentro de esta estrategia se integró la red de oficinas del sistema y se completaron más de 2.600 sucursales para quienes tenían una tarjeta bancaria.

La quinta canasta familiar, que empezó a regir en 2009, incluyó 441 productos, entre los que ingresaron la USB, la bicicleta, el Baloto, los CD, el computador portátil, la entrada a gimnasio, los datos de celular, la compra de estos dispositivos y los planes de internet.

Aunque la década de los 90 había marcado el ingreso de la telefonía móvil al país con marcas como Bellsouth, Comcel, Celumóvil y OLA, fue en los primeros 10 años del nuevo milenio que el servicio se masificó; entre 2000 y 2010 Colombia pasó de 2,3 millones de líneas de telefonía móvil a 43,4 millones.

La última cesta básica, que se creó este año y cuenta con 443 artículos, comprende nuevos productos como los aperitivos y los cocteles de licor, los cascos para motociclistas y cuellos para biciusuarios, servicios de contenidos por streaming, el alquiler de canchas de fútbol 5, el billar y procedimientos estéticos como la rinoplastia y la lipoescultura.

Sin embargo, esta nueva canasta eliminó artículos que se habían mantenido desde 1979 como los juegos de azar, que ingresaron a la cesta básica con el famoso formulario hípico 5 y 6, y estuvieron en los hábitos de consumo de los colombianos a través de las décadas con las loterías, los chances, las apuestas y hasta el Baloto.

“La salida del Baloto se debe a que ha disminuido significativamente su consumo y se le tiene que abrir espacio a gastos que pesan más en estos momentos en el rubro de diversión como los servicios de billar, el alquiler de canchas para fútbol 5, y la organización de fiestas o eventos recreacionales”, dijo Juan Daniel Oviedo, director del Dane.

Habrá que esperar otros diez años para ver si este rubro regresa, pero ahora, a través de las apuestas en línea.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE LR 65 AÑOS

Hacienda 27/02/2019 “Un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”

La política comercial tuvo una evolución constante a partir de la mencionada apertura económica

Hacienda 27/02/2019 "El pueblo colombiano no puede vivir de subsidios": Marta Lucía Ramírez

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez habló sobre equidad de género, emprendimiento y la diversificación de la industria.

Bancos 27/02/2019 El sistema financiero colombiano pasó de 95 bancos a 13 conglomerados

La banca colombiana tiene un alto componente internacional

MÁS LR 65 AÑOS