El sector gastronómico sería uno de los más afectados dado que se sostienen a partir de ingresos diarios, que bajaron 67% en promedio

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

A raíz de las medidas tomadas para disminuir los contagios de coronavirus, la actividad comercial se ha visto seriamente disminuida. La medida más drástica hasta ahora ha sido el simulacro de aislamiento puesto en marcha por la Alcaldía de Bogotá y al que se unieron varias gobernaciones. Así las cosas, son muchos los sectores que se ven afectados en sus ingresos.

Uno de los más golpeados es el de los restaurantes que según declaraciones del presidente de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodres), Henrique Gómez París, han visto que las ventas han tenido caídas continuas. Primero, tuvieron una caída inicial de 50% en las ventas normales de fin de semana, entre el 6 y 9 de marzo debido a las medidas de pico y placa por la alerta amarilla ambiental en Bogotá y Medellín; luego una segunda caída se vio con la llegada del virus y en la semana del 9 al 13 de marzo la baja fue de 24,5%; seguido de eso, del 14 al 16 del mismo mes se reportó un 46% de caída en las ventas totales lo que provocó que la Asociación convocara a una cumbre de última hora. Finalmente, el mayor golpe se reportó a cierre del miércoles 18 de marzo cuando se registraron disminuciones de 67% en ventas.

“Estos porcentajes son sinónimos de quiebra, porque nuestros negocios viven de la venta diaria. Veníamos de una caída de 24,5% así que el domingo nos reunimos las cabezas de la industria conectados con algunos dirigentes del país y tomamos la decisión de pedirle al Gobierno dos cosas puntuales, la primera es la declaración del país en emergencia y cuarentena. Lo hicimos porque la sensibilidad de la industria gastronómica frente a esta coyuntura es muy alta, por eso mismo necesitamos unos paquetes que nos respalden la supervivencia de las empresas y la conservación de los empleos. Nos reunimos con la Vicepresidenta y los ministros de Trabajo y de Comercio el jueves para hablar de las propuestas”, aseguró Gómez París.

LOS CONTRASTES

  • Henrique Gómez ParísPresidente ejecutivo de Acodres

    “Este sector no aguanta mayor caída y como vive de ventas diarias la capacidad de resistencia en el tiempo es corta. Los restaurantes pueden vivir en promedio un mes con sus cajas”.

Entre las medidas que también solicitó el sector estaban además la solicitud de congelamientos de cobros por conceptos de arriendos, la congelación de pagos frente a obligaciones financieras y la suspensión de cortes en servicios públicos, junto con la opción de pagar estos una vez se haya superado la crisis.

El sector que actualmente genera un promedio de 1,5 millones de empleos, de los cuales más de 500.000 son directos, genera un promedio de 5% en ganancias y hoy se encuentra en riesgo de supervivencia dado que por la situación del Covid-19 a muchos establecimientos les ha tocado cerrar por completo y otros han optado por seguir solo con el servicio a domicilio, sin embargo no es una opción viable para todos, ya que es una operación distinta.

Ante la crisis, Bancoldex hizo un aporte a la industria del turismo, incluidos los restaurantes, de $250.000 millones; sin embargo, se cree que la suma es muy pequeña para ayudar a soportar gran parte de la industria.

Los gerentes aseguran que si bien las medidas que se están tomando en contención del virus son buenas, estás se hicieron muy tarde y esperan que la crisis no tenga un largo alcance en tiempo que generaría mayores daños económicos.

Jorge Rausch
Chef y dueño de la cadena Rausch

“El fin de semana del 15 de marzo las ventas se redujeron hasta en un 70%. Pero más allá de las ventas y de la pérdida económica, se ha afectado toda la cadena de valor”.

Juan Manuel Barrientos
Fundador del Elcielo Hospitality Group

“Tenemos previsto tres meses de salarios para una gran mayoría y hemos tramitado prórrogas y créditos con bancos. En ventas estimamos más de $2.000 millones en caída”.

Jamal Mustafa
Gerente de Cabrera Resto-Bar

“Las ventas cayeron en un ciento por ciento, la verdad no lo esperábamos y no supimos cómo reaccionar. Ahora montar un plan de contingencia es muy complicado”.

Mónica Escobar
Gerente de Il Mercatino

“Nos tocó cerrar los dos restaurantes y lo hicimos totalmente porque las ventas venían en picada y no podríamos sostener la operación solo con las ventas de domicilios”.

Fermín Azkue
Partner chef de Salvaje Holding

“Entre más pronto nos unamos, más pronto nos recuperaremos, nosotros tenemos sucursal en Madrid, y estamos viviendo las consecuencias de no actuar a tiempo”.

Jairo Palacios Ospina
Gerente general de Grupo Seratta

“El fin de semana pasado, las ventas disminuyeron 20%, entre lunes y martes de esta semana cerca de 50%. Así que analizamos y decidimos cerrar de manera temporal”.

César Alfonso
Propietario del restaurante El Rabo

“Las ventas se afectaron 100% debido a que se cerró el restaurante. Hoy es muy difícil tomar decisiones; los planes para días venideros puede que en una semana no sirvan”.

Ciro Villazon
Directivo de Evedesa Group

“Ahora la operación de nuestra empresa está parada en su totalidad. Pensar en sostener una empresa como esta con domicilios no es viable por el tipo de comida”.

Laura Rodríguez
Propietaria de Bar de Tapas

“El restaurante está cerrado, los domicilios se han disminuido en 70%. Nosotros vendemos un promedio de $3 millones diarios y ahora estamos en $800.000”.