Se conoció un video en el que se explican las posibles irregularidades que se habrían presentado en el proceso, de acuerdo con Claro

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

En menos de un año Movistar volvió a ganarle a Claro en un proceso de licitación pública, esta vez para prestar los servicios de TIC de conectividad y seguridad informática, requeridos para el funcionamiento y operación del Banco Agrario.

Con una oferta de $99.841 millones, Telefónica Movistar ganó la subasta inversa, generándole a la entidad un ahorro de 17,42%, lo que representa $21.060 millones, frente al presupuesto inicial para el proyecto que era de $120.902 millones. Además, el banco afirmó que la diferencia con oferta de Claro fue de más de $5.997 millones, asimismo, resaltó que “durante todo el proceso se respetaron y promovieron los principios rectores de la contratación pública: transparencia, objetividad, economía, publicidad e igualdad”.

Sin embargo, Juan Carlos Archila, presidente de América Móvil, sigue afirmando que hubo irregularidades que favorecieron a Movistar en el proceso y dijo que el hecho de que el banco hubiera designado el contrato a su oponente significa que su recusación no fue resuelta, y los “deja frente a un proceso que termina siendo viciado de nulidad”, y que como “no ha habido un pronunciamiento oficial por parte de la Procuraduría, no se debería proceder a celebrar el contrato”.

Carolina Navarrete, directora de empresas de Telefónica Movistar, dijo por su parte que “una vez informados los resultados por parte del Banco Agrario estaremos atentos a proceder con la firma y legalización del contrato y dar inicio a la implementación de toda nuestra capacidad tecnológica, gracias a la cual somos hoy uno de los proveedores más reconocidos de la banca colombiana en soluciones TIC”.

En un video publicado por Claro, la compañía expuso las pruebas de las posibles irregularidades en la licitación, aseverando que el Banco Agrario filtro información confidencial del operador, que Movistar habría usado para mejorar su oferta.

Francisco José Mejía, presidente del Banco Agrario, aseguró que esto no fue así, pues se le pidió a Claro que argumentara la confidencialidad de los documentos legal y técnicamente, pero “la mayoría de esta información no cumplía con los criterios para ser clasificada como confidencial”, y que los dos operadores tuvieron acceso a lo publicado por su competidor, cosa que según Claro nunca sucedió.

LOS CONTRASTES

  • Carolina NavarreteDirectora de Empresas de Telefónica Movistar

    “Una vez informados los resultados por parte del Banco Agrario estaremos atentos a proceder con la firma y legalización del contrato y dar inicio a la implementación”.

  • Juan Carlos ArchilaPresidente de América Móvil

    “No ha habido un pronunciamiento oficial por parte de la Procuraduría, por lo que no se debería proceder a celebrar el contrato con Movistar”.

Además, en el comunicado de prensa, el Banco explicó que si bien Telefónica presentó una aclaración consistente en la redistribución de los equipos, no se puede considerar una mejora a la propuesta, porque mantuvieron los mismos equipos de la oferta inicial en cantidad, marcas, precios y referencias.

La segunda de las irregularidades dichas por el operador de América Móvil fue el supuesto cambio de los puntajes del reporte de la Universidad de Los Andes por parte del Banco Agrario, y la presentación de los resultados después de la subasta.

Este hecho fue desmentido por Mejía, quien aseguró que podrían iniciar un proceso legal contra el operador, y que no publicaron los resultados antes porque querían evitar que la por diferencia significativas en los puntajes “afectara la puja en la subasta inversa, en detrimento de poder obtener la mejor oferta económica para el Banco”.

Movistar afirmó que estas quejas son “evidencia del reprochable comportamiento de Claro que, cuando en franca lid no resulta beneficiado en un proceso licitatorio por la baja calificación de su propuesta, intenta socavarlo ante la opinión pública”. Archila, dijo que denunciaron porque es su obligación como empresa al ver una irregularidad.

Y es que las denuncias de Claro han llevado a consecuencias disciplinarias. En 2014 su denuncia con el Sena terminó en la destitución e inhabilidad de la exdirectora administrativa. A pesar de eso, esa misma entidad, cinco años después, le entregó una licitación a Movistar para remplazar a Claro.