Alquería lidera piloto en aguachica para aumentar productividad.

Lina María Guevara Benavides

Hace dos semanas Colombia fue el único miembro de la Alianza del Pacífico que no participó de la ronda de negociaciones con los países candidatos a Estados Asociados.

La ausencia dio una buena señal a los lecheros, quienes dijeron que competir con Nueva Zelanda, el mayor productor de leche del mundo, no le hacía bien a la industria local. Sin embargo, los ánimos de los productores se bajaron con la propuesta de aplicar el IVA a la canasta familiar, una medida que cobijaría a la leche.

Carlos Enrique Cavelier, presidente de Alquería, celebró las decisiones tomadas por el Gobierno y dijo que el producto podría pagar un IVA de máximo 2%.

¿Cómo va Alquería este año?
El año pasado fue muy duro para el sector porque hubo invierno, nos faltó leche y el precio subió. En términos de ventas, este año ha estado muy estable, pero hemos avanzado en eficiencias productivas a nivel interno, porque hay que aprender a revisar qué podemos hacer con lo que tenemos. El consumo también ha estado quieto, como en los últimos años.

LOS CONTRASTES

  • jeffrey fajardopresidente de asoleche

    “Si se cobrara un IVA positivo estaríamos quitando capacidad adquisitiva al consumidor, especialmente al menos favorecido”.

¿En qué consiste el proyecto que tienen en Aguachica?
En Colombia, un productor tiene 0,7 vacas por hectárea, entonces hay 23 millones de vacas y deberíamos tener el doble. Eso significa más leche, porque no es solo mayor número, sino mayor producción de cada una. Lo que tenemos en Aguachica es un plan piloto que requiere una inversión en créditos de $46.000 millones para aumentar la productividad y sustituir las importaciones, que en efecto, es lo mismo que exportar. Para lograrlo, hay que empezar por mejorar el acceso al crédito, y que las vacas y la productividad sean una garantía.

Sobre el IVA a la canasta familiar, ¿cómo ve la medida?
Mucha gente y muchos productores no están de acuerdo. Creemos que se puede implementar un IVA máximo de 2% para formalizar al sector siempre y cuando ese dinero se devuelva a los hogares más pobres. Las democracias se hacen a base de impuestos y con ese 2% ganamos todos. Pero, además, debe crearse un Sisbén adicional para los pequeños ganaderos, una cédula ganadera que les de acceso a apoyos para mejorar en productividad y condiciones.

¿Habrá un Grupo Alquería?
Estamos contentos en lácteos, pero hemos avanzado a esparcibles, cremas, jugos.