Con esta donación de la Alianza para la reconciliación mujeres vulnerables encontraron otro sustento en medio de la crisis del covid-19

Allison Gutiérrez - agutierrez@larepublica.com.co

La crisis sanitaria por el covi-19 ha generado impacto en materia sanitaria pero también económica y social. Este panorama ha exigido la cooperación entre ciudadanos, sector privado, público así como también, dinamizar los lazos internacionales par garantizar ayudas sobre todo a los países más golpeados por la crisis que ya venían con graves fallas estructurales.

Hoy, iniciativas como el programa Alianzas para la Reconciliación, PAR, de USAID y ACDI/VOCA, que lanzará de manera oficial, el 5 de septiembre, el Distrito de Confecciones Mujeres Tejedoras de Sueños, conformado por mujeres vulnerables y víctimas del desplazamiento forzado, quienes junto a los jóvenes de la comunidad desarrollarán actividades de corte, remache y mantenimiento de máquinas de coser, logrando así la oportunidad de cambiar sus vidas a través del nacimiento de esta ‘empresa familiar, son reflejo de cooperación.

El proyecto surgió de la urgencia de satisfacer necesidades que debido a la pandemia se vieron afectadas, con esto nuevamente se abrió la posibilidad de que muchas familias pudieran devengar ingresos y así lograr la manutención en tiempos de crisis y por ende, vulnerabilidad.

El proyecto se dio gracias a la capacitación del Sena y a Arte y Joya, que permitieron que las mujeres tejedoras aprendieron el arte de coser una vez les fue imposible seguir trabajando de manera informal. Allí, se generó un espacio en el que las mujeres crearon implementos de bioseguridad como tapabocas, trajes completos, entre otros, permitiéndoles continuar generando ingresos de hasta $750.000 pesos mensuales y gracias a eso, hoy cuentan con un sustento fijo para sus familias, en donde además se integran al proceso los jóvenes, quienes tienen asignadas tareas dentro de la unidad productiva familiar.

‘’Tejedoras de sueños nos sirvió mucho porque en el momento de la pandemia yo no estaba produciendo nada para mi familia y gracias a este proceso tuve la oportunidad de confeccionar tapabocas y así ganar dinero fijo mensual, lo que me ayudó a sacar adelante a mi familia. Ahora tengo la esperanza de que con la donación podremos confeccionar líneas más avanzadas que nos ayudan no solo a generar ingresos extra, sino a involucrar a nuestras familias en este proceso’’, aseguró Marlenis Valoyes Salas, Tejedora de Sueños.

De manera adicional, se llevará cabo una pasarela en la que se presentarán cuatro líneas de diseño pensadas en potenciar los ingresos de las tejedoras. Estás líneas son: deportiva, casual, bioseguridad y de dotación. Esto con el fin de cubrir diferentes nichos de comercio, para así dar estabilidad económica a estas mujeres y sus familias.

Con el fin de de dar un mensaje sobre la importancia de la protección a los jóvenes, Black Boys Chocó, hará parte de esta entrega no solo en la pasarela como modelos sino que además, harán una presentación de baile con la que buscan transmitir un mensaje de reconciliación y paz para los jóvenes no solo del Chocó, sino del país.

‘’Cuando la familia trabaja por un mismo objetivo, esto fortalece los lazos de la misma. En ese caso, crear empresa familiar, nos permite acercarnos más a nuestros hijos para alejarlos de los problemas, lo cual para nosotras es muy importante. Con esta empresa que nace podemos asegurar la estabilidad de nuestros jóvenes para protegerlos de la violencia además nos permite invitarlos a estudiar, construir comunidad y pensar a futuro’’, afirmó Marlenis Valoyes Salas, Tejedora de Sueños.

El Programa de Alianzas para la Reconciliación de USAID y ACDI/VOCA es una iniciativa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y ACDI/VOCA que promueve alianzas transformadoras para generar acciones de movilización e integración económica, social y cultural en 24 municipios y ciudades con mayor presencia de población migrante venezolana, y de gran importancia para la reconciliación.