No hay fecha establecida para retomar la sesión

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

Los operadores móviles y sus usuarios tendrán que seguir esperando a que los comisionados de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), la ministra de las TIC, Sylvia Constain, y la directora del Departamento Nacional de Planeación, Gloria Alonso, se pronuncien y determinen si Claro tiene o no una posición dominante en Colombia.

Esto debido a que la sesión que inició el pasado 30 de mayo y se volvió a retomar el 10 de julio no tuvo ningún resultado, pues “se reunieron y el análisis continúa”, aseguraron fuentes de la entidad.

Ignacio Román, CEO Avantel, espera que “el órgano regulador tome una decisión antes de disolverse. No importa si es a favor o en contra, pero es importante que se haga pronto, pues esta define las reglas cara al futuro del sector, que además son las que harán atractivo o no el mercado para las inversiones”.

Por su parte, Marcelo Cataldo, presidente de Tigo, resaltó que “con la aprobación del proyecto de ley TIC y la conformación de un nuevo regulador, es inviable que se dé una nueva reunión de la CRC, lo que deja al sector en un estado de incertidumbre indefinido”.

Cataldo agregó que “la postergación de la decisión demuestra que el Gobierno no entiende el sector de telecomunicaciones en Colombia y la coyuntura que atraviesa”, pues “después de un proceso de casi tres años en el que se han gastado más de $4.000 millones y de las recomendaciones de la Ocde, la postergación de la CRC le da la espalda al sector y pone en riesgo el ingreso del país a la economía digital, la expansión de las telecomunicaciones y el acceso de los colombianos a las mismas”.

Jorge Castellanos, presidente de ETB, se pronunció sobre la decisión y dijo que “es un clamor general de todo el sector. Claro tiene más de la mitad de la participación de celulares y en la medida en que el campo esté más nivelado, se hace más atractivo para invertir, nadie va a querer llegar a una dominancia, lo que buscan es un entorno en cuál encuentren el retorno del dinero”.

Además, Román también resaltó que “es urgente que se tome esta decisión porque además de ser clave para el desarrollo en la conectividad del país, también afectará la subasta que debe realizarse en tres o cuatro meses”, y agregó que “si no se toma una decisión a favor o en contra, entenderemos que Claro ha vuelto a ganar la batalla de mantener su posición dominante”.

Sin embargo, Claro se pronunció asegurando que “ respeta las decisiones de las autoridades judiciales, regulatorias y de Gobierno y espera que la CRC actúe en consecuencia, de manera responsable, removiendo los obstáculos para que llegue más inversión , para promover la sana competencia en el sector de las telecomunicaciones y generar así más empleo y mejor conectividad, poniendo a Colombia en la senda de la Cuarta Revolución Industrial”.

Además, agregaron que “es hora de pensar y actuar por el futuro de esta industria y de los beneficios para la gente. Por eso invitamos a todos los actores del mercado del país a avanzar de manera constructiva en el fortalecimiento de nuestras telecomunicaciones”.

Por lo que Cataldo recordó que “el proceso lleva casi tres años y más de $4.000 millones invertidos en estudios” y enfatizó en que “la decisión sobre si un operador es dominante no es inusual. En México y Ecuador las autoridades regulatorias declararon a Claro dominante y los mercados respondieron positivamente”, y afirmó que “según MinTIC, Comcel S.A. cerró 2018 con una concentración de 56% de ingresos del mercado de servicios móviles”.