Grupo Argos se trazó la meta de determinar su aporte a la sociedad, por lo que creó el Estado de Valor Agregado a la Sociedad

Contenido patrocinado

Cualquier negocio implica la transformación de algún capital: financiero, social, humano, natural, operacional o intelectual. Este capital se transforma y genera algún valor que, a su vez, implica una serie de beneficios o impactos que varían según el tipo de actividad de negocio y la forma en que se desarrolla.

Partiendo esta base y como un ejercicio de transparencia que responde a las preocupaciones de múltiples sectores sociales, las compañías están llevando sus sistemas de sostenibilidad a un nuevo nivel de desarrollo, haciendo públicos los balances que evidencian las implicaciones que tiene para la sociedad su presencia y operación. Este un paso incluso más relevante en un entorno retador como el que está planteando la coyuntura actual y en donde el sector privado está poniendo a prueba su capacidad de aportarle bienestar a la sociedad a través de su capacidad productiva.

Grupo Argos, por ejemplo, se trazó la meta de determinar el valor neto a la sociedad, para lo cual creó una herramienta que denominó Estado de Valor Agregado a la Sociedad, VAS. Esta metodología, cuyos resultados ha hecho públicos la compañía desde hace tres años, mide los impactos positivos y negativos de sus operaciones, los cuantifica y entrega un balance que permite entender si la organización generó o destruyó valor en cuatro dimensiones: resultados financieros, dinamización de la economía, protección del planeta y desarrollo humano.

Para este grupo dedicado a los negocios de infraestructura, el VAS se ha convertido en un instrumento esencial que, además de ofrecerle un panorama sobre la forma en que retiene, agrega o reduce valor, lo fortalece permitiéndole tomar decisiones más responsables y mejor informadas, gestionando sus riesgos con mayor certeza y, sobre todo, ofreciéndoles a sus grupos de interés información detallada sobre el impacto de sus negocios en cada uno de estos cuatro frentes y atendiendo de manera transparente a las demandas de información a la sociedad.

“El VAS es una herramienta especialmente valiosa para Grupo Argos, incluso más en un momento coyuntural como el que vivimos, en donde el rol del sector privado es un motor fundamental de desarrollo, al ser la principal fuente de empleo e inversión, un terreno fértil para la innovación y un agente generador de bienestar. Bajo esta convicción, trabajamos con el propósito de transformar positivamente las vidas de millones de personas a través de inversiones en infraestructura, buscando entregar más de lo que tomamos de nuestro entorno”, afirma Jorge Mario Velásquez, presidente de Grupo Argos.

Entre las fuentes que considera el modelo incluye la información financiera, en donde el análisis es puesto en función de la dinamización de la economía en tres aspectos: los pagos de salarios y beneficios a los colaboradores; el pago de intereses a bancos e inversionistas, así como dividendos a los accionistas; y el pago de impuestos.

El frente social, por su parte, incluye: el desarrollo del talento, es decir, los beneficios para los colaboradores que reciben mayor compensación en el mercado laboral tras haber sido formados; la inversión en las comunidades, que representa beneficios en proyectos como vivienda, becas, infraestructura comunitaria y educativa, entre otros; y salud y seguridad, que representa los costos en que incurren los colaboradores y sus familias por cuenta de lesiones, accidentes o enfermedades laborales.

Finalmente, en materia ambiental, el VAS tienen en cuenta cinco componentes: la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI), y su impacto en el medio ambiente y las personas; las emisiones atmosféricas, y el impacto de la contaminación atmosférica asociada a emisiones NOx y material particulado en las personas; el impacto sobre las comunidades por la escasez de agua que pueda causar su consumo; los impactos, positivos y negativos en la biodiversidad, por cuenta de operaciones de extracción e instalaciones, así como programas de compensación y rehabilitación; y las emisiones de gases de efecto invernadero evitadas, gracias a iniciativas como el uso de energías limpias o la sustitución de materias primas y combustibles fósiles.

Estado de Valor Agregado a la Sociedad de Grupo Argos

En 2019, Grupo Argos entregó a la sociedad 2,4 veces el valor que retuvo en ese mismo periodo, equivalente a un valor neto de aproximadamente US $220 millones. En términos prácticos, este balance significa que la presencia y operación de Grupo Argos generó un beneficio para la sociedad en términos sociales, ambientales y económicos.

En lo referente la dimensión social, los programas de formación alcanzaron un promedio de 45 horas por colaborador, con un beneficio estimado para ellos de US $400.000. Además, por cuenta de los aportes a la infraestructura comunitaria a través de obras de urbanismo desarrolladas por el Negocio de Desarrollo Urbano, los programas de cultura ciudadana y unidades deportivas, el beneficio estimado para las comunidades fue de aproximadamente US $7,1 millones. Esto, sumado a los costos sociales derivados de incidentes de seguridad industrial y salud ocupacional, que equivalen a un estimado neto de US $7,5 millones en la dimensión social.

Frente a la dimensión ambiental, los impactos principales están asociados al consumo de agua y la emisión de gases de efecto invernadero que, en conjunto, representaron un costo social estimado en US $41.000. En materia de biodiversidad, el resultado fue positivo, con un beneficio estimado en US $48.000 por cuenta de las iniciativas de reforestación y una menor remoción de tierras. Esto, en su conjunto, representa un valor neto positivo estimado en US $7.228.

En el aspecto económico, la compañía dinamizó la economía con un beneficio estimado de US $120,3 millones, que representan 55% del valor neto agregado y simbolizan su contribución a la productividad y competitividad del país.

Modelo de Inversión Consciente

Para ampliar este balance de generación de valor a todo su modelo de negocio, en el 2020 Grupo Argos integró la metodología VAS a todos sus procesos de inversión, en búsqueda del desarrollo de aplicaciones concretas orientadas al cumplimiento de los objetivos del modelo, y con el propósito de llegar a una toma de decisiones más consciente, objetiva e informada. La herramienta integra los criterios financieros, con los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo, permitiendo comparar el valor agregado en términos financieros con el que se entrega a la sociedad.