La firma Araújo Ibarra detalló que más de 200 empresas exportadoras de Colombia se podrían ver afectadas por una salvaguardia que impondría Perú

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

Uno de los pilares fundamentales en el acuerdo de la Alianza del Pacífico es “construir un área de integración profunda para avanzar progresivamente hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas”. Este es el punto que se mantiene intacto entre los países miembro, pero que podría romperse, en específico con Perú, pues analiza poner aranceles a la importación de confecciones.

Esto afectaría a más de 200 empresas locales exportadoras de estos productos según un estudio realizado por la firma consultora Araújo Ibarra, conocido por LR, que da cuenta que Colombia es el cuarto destino de importaciones en Perú.

En concreto, el problema radica en que el país Inca planea adoptar una medida de salvaguardia a las importaciones de confecciones originarias de todos los miembros de la Organización Mundial del Comercio.

Esta iniciativa pondría un arancel que superaría consolidados de 35% en todas las confecciones hasta por cuatro años prorrogables, lo cual, según Olga Salamanca, directora de Política y Defensa Comercial de la firma, aunque estas medidas puedan ser aplicadas a países con los que se tengan acuerdos de libre comercio independientemente de los tratados vigentes, afectaría al país, ya que solo en 2019 Colombia exportó a Perú US$41 millones.

Según el análisis, con el alza de aranceles se verían afectadas más de 280 empresas que tradicionalmente han hecho exportaciones a ese país y que, de acuerdo cálculos de la firma con base en datos de la Dian, han movido cerca de US$115 millones entre 2017 y 2020.

Esta salvaguardia, que aún no tiene fecha de inicio pues se mantiene aún en investigación, sí cuenta con un cronograma para recibir comentarios o una contraposición. Colombia y demás naciones tienen hasta el lunes 14 de diciembre para manifestar su oposición a esta medida, ya que el gobierno peruano prevé la celebración de una audiencia pública, en la que se espera que las empresas afectadas expongan su desacuerdo.

LOS CONTRASTES

  • José Roberto ConchaDirector del Icecomex

    “Ellos están tratando de proteger su industria. La industria textil es muy sensible en el mundo, pero más en los países que están en desarrollo porque implica mano de obra no calificada”.

  • Olga SalamancaDirectora de Política y Defensa Comercial de Araújo Ibarra Consultores

    “Es importante tener en cuenta que Colombia es el cuarto origen de importaciones de confecciones en Perú, después de China, Bangladesh e India. En 2019 se exportó a Perú US$41 millones”.

Pese a la alerta, expertos del sector aseguran que, si Perú logra argumentar un daño en la industria local, la salvaguardia podría hacerse efectiva, aún más en un año coyuntural que tiene en jaque la mayor parte del aparato productivo. “Si ellos tienen una buena argumentación para defender su punto de vista, pues van a usar esta medida durante algún tiempo, como nosotros lo hicimos alguna vez con Ecuador con el arroz. Nos afecta, sí, porque conseguir mercados en esta época de pandemia va a ser muy difícil”, aseguró José Roberto Concha, director del Icecomex.

El analista recordó que la balanza comercial es positiva para Colombia y que las relaciones comerciales de los dos países están vigentes desde 1988, por lo que se espera una resolución y que no haya pleito en la OMC.

¿Qué podría pasar si los argumentos de Perú no son válidos ante la OMC?
Una medida de salvaguardia es permitida para cualquier país de la OMC cuando algún nicho en la industria se está viendo afectado por el alto número de importaciones, sin embargo, según Olga Salamanca, si no se cumplen los requisitos tales como incremento súbito y fuerte de las importaciones, producto de una “evolución imprevista de las circunstancias” y que esas importaciones ocasionan un daño grave a una rama de la producción, se puede iniciar una reclamación en el marco del órgano de Solución de Controversias de la OMC.