domingo, 18 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

Nadie descifra por qué el arranque de un paro se convoca para un día festivo, aunque algunos como Javier Díaz Molina, presidente de Analdex, sospecha que la idea de los promotores de la protesta es que con el bloqueo de carreteras, al término de un puente, la gente que haya salido de las ciudades no pueda regresar y así se logre una mayor presión sobre el Gobierno.

Quienes impulsan el paro nacional agrario que reúne a productores de café, panela, arroz, cacao, papa y a un sector de los transportadores de carga, insisten en que se trata de una protesta pacífica. Hasta los profesores públicos anuncian sumarse a la protesta.

Sin embargo, el Gobierno ha pedido a la Fuerza Pública que actúe con toda la contundencia, si se presentan vías de hecho en las manifestaciones, como ocurrió durante las tres semanas de paro de los mineros artesanales e informales.  

"Esos paros, si son protestas normales, bienvenidas; si son paros para buscar dividendos políticos o crear caos, la Fuerza Pública va a actuar con toda la contundencia", declaró el presidente Juan Manuel Santos, quien añadió que se equivocan aquellos que creen que su administración cede cuando se realizan paros.  

Es claro que las movilizaciones realizadas este año han causado efectos negativos. Solo la Anif aseguró que los cinco paros —desde finales de 2012 hasta marzo de 2013— dejaron pérdidas por $911.349 millones. En Antioquia, los 10 primeros días de paro en Caucasia se registraron pérdidas por $15.000 millones. Sin embargo, La Andi sostiene que es muy difícil hacer ese balance y que no existe una motivación para adelantarlo.  

Alguna pista da la Policía sobre las pérdidas derivadas del paro que se adelantó entre el 25 de febrero y el 8 de marzo de este año, cuando mencionó que la cifra pudo llegar a los 36 mil millones de pesos, con una incidencia muy alta del sector del transporte.  

Para el presidente del Grupo Sura, David Bojanini García, detrás de cada paro debe haber una motivación particular que lo alimente. "Creo que en este tema el Gobierno tiene que ser muy cuidadoso. Estamos en una época preelectoral y en un proceso de negociación con las Farc, pero debemos tener firmeza. Aunque para que quien esté solicitando algo justo, es natural que se pueda revisar que es lo qué pasa, pero estos movimientos son aprovechados por oportunistas y eso nos preocupa".  

El empresario advierte que si la posición del Gobierno es la de cuidar su imagen, es posible que acabe cediendo muy fácil a pretensiones que no son realmente justificadas.  

Eduardo Chaparro Ávila, director Ejecutivo de la Cámara Asomineros de la Andi, denunció que lo que se ha visto es gente que se disfraza de mineros, para cometer saqueos, robos y otros daños. "Los paros lo único que ocasionan son graves y severas lesiones y pérdidas económicas al país, además de provocar una sensación de intranquilidad y zozobra para el ejercicio de las actividades".  El dirigente aseguró que el grueso de la producción minera no ha parado, pero existen quienes alegan tener alguna representatividad, para hacer un reclamo por la vía de las protestas.  

El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo, dijo que la tensión que generan esas convocatorias tienen un costo político y conlleva a que choquen el poder central y las regiones. "En la medida en que eso dificulte la movilización de pasajeros o frene la producción de alimentos, se vuelve imposible de calcular en pesos, pero lo que deja de hacer el país es mucho más".  

Protagonismo cafetero

Representantes del movimiento Dignidad Cafetera encabezaron semanas atrás la convocatoria de paro, de este lunes 19 de agosto. No obstante, Víctor Javier Correa Vélez, vocero de la organización en Antioquia, afirmó que en este departamento están programadas tres caravanas para el martes.  

Las movilizaciones saldrán de San Jerónimo, Bolombolo y La Pintada y se unirán a los camioneros, en Caldas, en la mañana, para finalizar con un recorrido en Medellín hasta la sede del Comité de Cafeteros, en El Poblado.  

"Llevamos meses sentándonos con el Gobierno a dialogar, vamos a seguir negociando hasta lograr hacer valer nuestros derechos como caficultores y poder tener unas condiciones equilibradas para competir", enfatizó.  

Entre las demandas se mantienen dinamizar la entrega de subsidios a 200.000 familias cafeteras que no han recibido los auxilios del programa de Protección del Ingreso Cafetero (PIC), y bajar los precios de los fertilizantes.  

La Federación de Cafeteros reveló que los desembolsos del PIC superan los $620.203 millones. "Bajo las modalidades de trámite del programa, que continúan vigentes, el total de las facturas presentadas han sido tramitadas, de las cuales el 97% han sido aprobadas para pago, beneficiando a un total de 328.723 cafeteros".  

El presidente del Comité Directivo de la Federación, Carlos Roberto Ramírez, rechazó la convocatoria de paro y destacó que la promesa del Gobierno de "no dejar colgados de la brocha a los cafeteros", provee razones para seguir trabajando con ahínco, evitando distracciones innecesarias, para alcanzar la sostenibilidad de las plantaciones de café.