El gobernador de La Guajira, Nemesio Roys, aseguró que la caída en la producción del mineral disminuirá las regalías y los impuestos

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Los bajos precios internacionales del carbón y su baja producción nacional, a causa de los efectos colaterales de la pandemia, son las razones por las cuales las finanzas de La Guajira están en riesgo.

Esa es una de las conclusiones del gobernador del departamento, Nemesio Roys, quien, en diálogo con LR, habló sobre la situación de la región, su economía, y las nuevas apuestas para impulsar el empleo y el desarrollo, pese a esta crisis.

¿Cómo están los recursos para enfrentar la pandemia y cómo afecta la producción y los bajos precios del carbón al departamento?

El recaudo propio del departamento está por el piso, en regalías no teníamos saldo. Y luego lo que hicimos fue tomar esa opción del Presidente de cancelar proyectos, y cancelamos dos proyectos de regalías (...) El precio por tonelada de carbón hoy está en US$38 y llegó a estar en US$84 en algún momento, en uno o dos años. Hoy vemos que esa reducción del carbón va a tener un impacto completamente negativo.

Es decir, si continúan los bajos precios del carbón estarían en jaque las finanzas del departamento...

Sí, completamente. Para que se haga una idea, la producción de carbón del Cerrejón representa 43% del PIB del departamento. Entonces, eso quiere decir que representa la mayor parte de nuestra economía (...) Yo he sido un crítico de que La Guajira se ha concentrado en las regalías del carbón, pero la concesión del Cerrejón se acaba en 2033, y desde ya tenemos que mirar cuál será esa nueva economía que va a tener el departamento.

¿Han calculado cómo se podría ampliar ese déficit si continúa la situación del carbón?

Nosotros hemos contemplado y creemos que el precio del carbón puede seguir bajando un poco. Tiene menos demanda y el impacto ambiental que tiene el tema del carbón es grande. Entonces en la medida que hoy tenemos 43% del PIB, eso podría bajar 5% o 6% del PIB. Y para nosotros eso es realmente impresionante. Estamos confiados que al entrar en operación la construcción de los parques eólicos, que es el nuevo boom que tiene el departamento, pues toda esa inversión comenzará a generar un nuevo renglón en la economía.

¿Le apuestan a esas energías par impulsar la economía?

Así es, el Gobierno ha hecho esa subasta, y ya se adjudicaron nueve grandes parques eólicos. Esos parques eólicos se vuelven una gran oportunidad para el departamento, pues mueven casi $9 billones. Por ahí vamos a comenzar a tener un mayor movimiento de la economía y a comenzar a sustituir el ingreso económico que nos da el carbón en regalías.

¿Han pensado en sectores como el turismo o la agroindustria para empezar su economía?

Sí, un componente muy importante es el tema del turismo. El turismo es el segundo renglón más importante. Lo que pasa es que una vez se reactive generar esa confianza se vuelve una de las prioridades, pero lo que tenemos que hacer es fomentar el turismo regional. Sin embargo, acá el problema es que se debe trabajar en infraestructura.

¿Cómo afecta la migración venezolana al departamento?

Tenemos 170.000 migrantes identificados. Esa es la dimensión del problema de la migración en nuestro territorio.