Según la entidad, dos millones de mujeres perdieron su ocupación entre marzo y mayo de este año, pero hay otros factores que las afectan

Adriana Carolina Leal Acosta

De acuerdo con el Departamento Nacional de Estadística (Dane), durante el trimestre comprendido entre marzo y mayo de 2020, considerado como un periodo directamente afectado por la pandemia y las decisiones de confinamiento, dos millones de mujeres perdieron su ocupación frente a las cifras registradas en el mismo periodo de 2019.

Juan Daniel Oviedo, director de la entidad, llamó la atención en que, si bien la cifra de pérdida de ocupación de los hombres fue de 1,9 millones y todo el mercado laboral colombiano ha sido golpeado por esta situación, las brechas de género en contra de las mujeres se están profundizando.

"El mercado laboral está generando un sesgo muy importante en contra de las mujeres pues son ellas las que están asumiendo más horas de trabajo en oficios del hogar o han entrado a la inactividad y se han dedicado a ese trabajo que no es remunerado, lo que está afectando la participación de las mujeres en el mercado laboral pago", señaló Oviedo.

Y es que, según el más reciente informe de mercado laboral desagregado por sexo, de los 4,2 millones de personas que entre marzo y mayo pasaron de la ocupación a la inactividad, es decir que no estaban trabajando ni buscando ubicarse laboralmente; 1,5 millones de mujeres se empezaron a dedicar a los oficios del hogar, lo que significó un incremento de 4% frente al mismo periodo de 2019.

Así mismo, el 62,9% de las mujeres que entraron a la inactividad entre marzo y mayo de 2020, se dedicaron a oficios del hogar, mientras que ese porcentaje para los hombres fue de 15,4%.

Otro punto sobre el que llamaron la atención y por el cual se asume que la situación laboral y social de las mujeres ha sido más golpeada que la de los hombres durante la pandemia, es porque la mayoría de las mujeres estaban empleadas en los sectores más afectados por los cierres, que son comercio y reparación de vehículos; administración pública, educación y salud; actividades artísticas y los hoteles y restaurantes.

En concreto, estas cuatro actividades empleaban al 63,8% de las mujeres ocupadas entre marzo y mayo, mientras que la cifra para los hombres era de 34,2%.

Adicional a esto, se concluyó que el trabajo doméstico, que emplea en su mayoría a mujeres, también fue afectado, pues mientras entre marzo y mayo de 2019 vinculaba a 672.000 mujeres, en ese periodo de este año la cifra descendió a 424.000 mujeres.

Neiva, Cúcuta, Ibagué y Popayán son las ciudades con mayor proporción de desempleo femenino, pues allí las mujeres suelen trabajar, en su mayoría en el comercio minorista y labores domesticas.

En contraste, según el informe, Bogotá y Tunja son las ciudades en donde más paridad de género por nivel de ocupación hay. Sin embargo, eso no significa que haya equidad en las cifras, sino que es donde el sesgo por ocupación es menos pronunciado.

"Es evidente que las brechas de genero podrían profundizarse en esta crisis si no tomamos unas políticas diferenciadas, porque ya hay evidencia que sustenta que es necesario y urgente", señaló Paula Herrera, profesora de economía Universidad Javeriana, durante la presentación virtual que hizo el Dane sobre el informe.

Y agrego que es necesario que se empiece a pensar en cómo resolver el problema de desempleo estructural que sufren las mujeres, pues recordó que en la crisis económica de 1999, la tasa de desempleo femenina era de 23,3% y la de los hombres de 17,2%.

Además, llamó la atención en que uno de los focos de apoyo en la reactivación que ha anunciado el Gobierno es el de la construcción. Sin embargo, solo 1% de las mujeres trabajan en ese sector.