El comité consultivo de la regla fiscal prevé que el crecimiento de la economía este año sea de -5,5%. Meta de déficit fiscal aumentó a 6,1%

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

Después de varias horas en las que el comité consultivo de la regla fiscal se reunió de manera ordinaria, se llegó a la conclusión de que, dadas las condiciones actuales económicas, la actividad productiva decrecerá -5,5%. Un número que poco se ha visto en la historia de Colombia, pues la caída más grande que se conocía en las últimas décadas fue la de la crisis de 1999, cuando el PIB cayó a su punto más de 5%.

Esta caída, según Luis Fernando Mejía, presidente de Fedesarrollo, es coherente con las proyecciones que el centro de pensamiento ya hacía, pues estimaban que la economía caería a niveles de 5%. Para el analista económico, esta sería “la peor contracción en al menos 100 años de historia económica”, dijo.

LOS CONTRASTES

  • José Ignacio LópezDirector de Investigaciones económicas de Corficolombiana

    “Vamos a tener como país una estrategia fiscal de mayor recaudo y de más austeridad para lograr reducir una deuda que va a ser el principal problema de la coyuntura”.

  • Luis Fernando MejíaDirector de Fedesarrollo

    “Esto muestra la precariedad de la actividad económica frente a un choque de una magnitud extraordinaria y que está impactando todas las cuentas fiscales”.

El comité también señaló que el déficit fiscal aumentará a -6,1%, después de que el cálculo inicial estuviera en -4,9%, esto a razón de las adiciones en el gasto que se están realizando, por cuenta de la pandemia actual, en materia de salud y de protección de empleos. José Igancio López, director de investigaciones de Corficolombiana, también afirmó que esta caída es la más grave de la historia económica del país y que el aspecto que preocupa, de las declaraciones del comité, es que queda la duda de cómo se hará el ajuste luego. “La deuda va a aumentar, por eso los mercados van a estar atentos de que haya un programa de ajuste creíble que se muestre de una forma muy convincente”, dijo.

En la reunión se anunció además que el deterioro del balance fiscal frente a 2019 se explican en las necesidades de gasto extraordinario que se derivan de la emergencia sanitaria y económica, y en la significativa reducción que se proyecta en el recaudo tributario.

Así mismo, se proyecta que la situación de falta de liquidez por la que pasa la mayoría de las empresas se traduzca en un efecto negativo que finalmente genera el bajo crecimiento económico sobre los ingresos del Gobierno. El comité puntualizó que se deberá presentar una senda de ajuste fiscal para los próximos años.

“Por cada 1% que cae la actividad económica, se cae 1,5% el recaudo de impuestos. Entonces se verá una caída de $10 billones sobre la base de $158 billones que estaban contemplados en el plan financiero de enero. Esa diferencia de $10 billones se sumaría al incremento del gasto para producir un efecto que, en el mejor de los gastos, podría ser de 2,5 puntos del PIB en términos de déficit fiscal”, había explicado el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, previamente a que se conociera el dato del comité en una sesión del Congreso. Inicialmente, la previsión antes de la pandemia era de un faltante de 2,2% del PIB, más la presión adicional de la crisis, sin embargo, ahora con el nuevo cálculo del comité se presentaría el dato más alto desde que se creó la regla fiscal.

Cabe recordar que la Ley 1473 de 2011 empezó a regir en 2012, y el año en el que la brecha entre los ingresos y los gastos del país fueron más grandes fue en 2016, cuando el déficit alcanzó 4% del PIB.

Con el nuevo cálculo, además, se presenta la previsión más pesimista entre los analistas. Corficolombiana había previsto que el faltante para 2020 aumentará desde la meta original de 2,2% del PIB a un rango entre 4,2% y 5,1% del PIB; Anif estima que, como se espera que los ingresos tributarios caigan, el déficit llegue a 5% del PIB; mientras que Fedesarrollo calcula que el déficit estará entre 5,6% a 7,5% del PIB.