El presidente Iván Duque comentó que se busca evaluar cuál fue el verdadero impacto que ha dejado el fenómeno meteorológico en Colombia

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Esta mañana se conoció que el huracán Iota pasó a categoría cinco impactando el archipiélago de San Andrés y Providencia. Al respecto, el presidente de Colombia, Iván Duque, se reunió con varias autoridades en la sede de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) para determinar cuál fue el impacto en el país.

Tras el encuentro, el mandatario dio unas declaraciones y comentó que desde inicios de noviembre se venía monitoreando la situación del caribe con ayuda de la Ungrd. Además, comentó que Colombia cuenta con un plan especial de contingencia para enfrentar ciclones tropicales y huracanes.

"Estamos ante un hecho que tienen unas características que nunca se habían visto. En cuestión de horas, este fenómeno pasó de ser una tormenta tropical a convertirse en un huracán de categoría cinco, la máxima categoría que se conoce de huracanes y, debo decir, la primera vez en la historia de nuestro país que en territorio colombiano llega un huracán de categoría cinco desde que existen registros oficiales", añadió el presidente.

Duque también comentó que hasta el momento se han venido haciendo levantamientos en San Andrés, en un constante diálogo con el gobernador y el alcalde; además, de evaluar los daños en infraestructura que ha dejado el huracán y los planes de acción para enfrentarlo.

"En el caso de providencia hemos tenido comunicación muy pobre por la afectación que hay en el sistema de comunicaciones, sabemos que se puede generar una afectación grande y por eso hemos desplegado todas las capacidades de respuesta", añadió el mandatario.

El presidente señaló que una vez las condiciones lo permitan, se movilizará hasta la zona afectada en compañía de la Ungdr. Por ahora se ha desplegado una logística de apoyo con ayuda de la Armada y el Ejército Nacional para brindar apoyo a los afectados.