El cierre de la frontera entre Colombia y Venezuela ha llevado a consumir 39,8 millones de galones en la zona, es decir, 18% más de la demanda que se presentaba en enero.

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El cierre de las zonas de frontera entre Colombia y Venezuela ha generado que en los últimos seis meses la oferta y demanda de gasolina presenten un comportamiento atípico. En este último semestre, la falta de contrabando de combustible ha llevado a que el consumo de gasolina llegue a los 39,8 millones de galones, una cifra que representa un aumento de 18% si se tiene en cuenta que en enero el promedio de la demanda estaba en 34,9 millones.

El aumento de este indicador obedece a varios factores: la ausencia total de combustibles ilegales, la ampliación de cupos sin impuestos que ha hecho el Gobierno y la presencia de autoridades que han limitado a los pimpineros, aquellos pequeños distribuidores de combustibles que se habían venido asentando en los territorios de manera informal.

Y es que este fenómeno que se vive en los seis departamentos de frontera (Arauca, Cesar, Guainía, La Guajira, Nariño y Norte de Santander) ha obligado al Gobierno Nacional a aumentar la oferta o suministro de gasolina para evitar el desabastecimiento. Según cifras del Ministerio de Minas y Energía, desde principios de este año se han tomado medidas especiales en las que se ha incrementado en más de 7,2 millones los cupos de los combustibles.

“Ese aumento en los cupos de la gasolina (con beneficios) en las zonas de frontera se debe formular bien. No habrá un desabastecimiento, es que el Gobierno aún no ha ampliado los cupos que se necesitan para cubrir la demanda real. Estamos en conversaciones con el Ministerio de Minas para ver si se amplían los cupos. Eso saldrá en menos de dos meses”, dijo Jairo Gómez Fontalvo, presidente de la Federación Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos (Fendipetróleo).

Para entender mejor esta situación, Fontalvo aseguró que tradicionalmente el Ministerio tiene una estructura diseñada de cupos (gasolina) por departamentos. Es por eso que para suplir la demanda en crecimiento, le ha tocado aumentar el abastecimiento de dichas regiones, con el objetivo no solo de compensar diferencial de precios entre el producto legal y el contrabando, sino, además, de cubrir todas las estaciones.

LOS CONTRASTES

  • Julián CabezaSubdirector económico del Fondo Soldicom

    “Al existir ausencia total de contrabando la demanda se desplaza por la oferta legal, al ser el consumo de combustible ilegal tan alto, lleva a que los cupos de las estaciones sean efímeros”.

Julián Cabeza, subdirector económico del Fondo Soldicom, argumentó que “al existir ausencia total de contrabando la demanda se desplaza por la oferta legal. Al ser el consumo de combustible ilegal tan alto, lleva a que los cupos de las estaciones sean efímeros”. Es por esta razón que desde todos los sectores se hace un llamado para replantear la asignación de dichos cupos a nivel nacional.

Los dos expertos consideran que de aumentar esta tendencia el consumo de combustibles podría aumentarse hasta más de 25% a finales del año.