Las acreencias del sector público crecieron 1,1%, mientras que las de las empresas aumentaron 9% frente a 2018, y llegaron a US$64.340 millones

Adriana Carolina Leal Acosta

El año pasado la deuda externa colombiana alcanzó US$138.175 millones, monto que experimentó un incremento de 4,7% frente a 2018 y alcanzó un máximo histórico con relación al PIB.

En concreto, según el Banco de la República, el incremento de US$6.158 millones en acreencias produjo que el indicador de deuda externa pasara de representar 39,6% del PIB a 42,7%.

De ese modo, 2019 se consolidó como el año con la mayor proporción de deuda externa frente al tamaño de la economía, de la historia, desmontando a 2016 de ese lugar, cuando la cifra fue 42,5% del PIB.

Este comportamiento estuvo explicado, principalmente, por un mayor endeudamiento de corto plazo, tanto del sector público, que tuvo una participación de 53%, como del privado, con una contribución del 47% del total de la deuda.

No obstante, mientras la deuda del sector público se incrementó en 1,1%, hasta US$73.835 millones, la del privado aumentó 9% hasta llegar a los US$64.340 millones. Esto último correspondió en 74,5% a obligaciones del sector no bancario y el restante 25,5% al bancario.

LOS CONTRASTES

  • Luis Carlos ReyesDirector Observatorio Fiscal U. Javeriana

    “Estar muy endeudado en principio no suena bien, pero hay países más desarrollados que tienen porcentajes de deuda incluso más altos que el de Colombia”

“El aumento de la deuda externa privada puede haberse dado porque las empresas están requiriendo muchos recursos y nuestro mercado de capitales sigue siendo muy pequeño todavía, entonces tienen que acudir al mercado internacional. Otra razón puede ser que venimos de época de tasas de interés bajas afuera, por lo que las corporaciones grandes tienen margen de negociación para contratar préstamos que pueden resultar siendo más baratos, incluso con como estaba la tasa de cambio el año pasado”, dijo Andrés Giraldo, director del Departamento de Economía de la Universidad Javeriana.

Frente al saldo de la deuda del sector no bancario, los préstamos con entidades financieras representaron 75,2%, los créditos de leasing financiero 11%; las obligaciones de crédito de proveedor 7,7%, y 6,1% restante correspondió a bonos y pasivos de seguros.

En cuanto al sector bancario, las obligaciones por concepto de préstamos representaron 54% de la deuda externa, 43% correspondió a bonos adquiridos por inversionistas extranjeros y el restante 3% a depósitos de no residentes. Por sectores productivos, el que más recibió desembolsos fue el financiero (26%), seguido por el de manufacturas (17%) y por el de minería (8%).