El aumento de la población se frenaría en 40 años y habría una reducción hasta 2100, teniendo como base un mayor envejecimiento de las personas

Juan Sebastian Amaya

Pese a que muchos creen que el avance en el aumento de la población colombiana es exponencial, lo cierto es que, de 50,8 millones de habitantes que hoy están en el país, en 40 años, el número llegará a 55,4 millones, el número más alto en lo que resta de este siglo, para que, posteriormente, la cantidad de personas disminuya gradualmente para cerrar 2100 con 45,2 millones.

Esa evolución, según cifras de Population Pyramid, traerá consigo una constante de envejecimiento de las personas, lo que confirma que la reforma pensional es uno de los más grandes retos que el Gobierno debe plantear para brindar mayor cobertura y sanear las finanzas del sistema, debido a la inminente situación que la población colombiana enfrentará durante los próximos 80 años, época en la que predominarán los ‘cincuentones’.

El aumento generacional ha sido más pronunciado en los últimos 40 años y la tendencia continuará hasta terminar este siglo. Mientras que, en 1980, 89,3% de los colombianos tenía menos de 50 años, a inicios de milenio la proporción bajó a 85,7% y hoy es de 76%. En los próximos 20 años la baja será más fuerte y en 2040 llegará a 64,6%; en 2060 a 54,2%; en 2080 a 49,2%; y en 2100 a 48,1%, es decir, los mayores de 50 años liderarán el mapa poblacional (ver gráficos).

Mauricio Olivera, director de Econometría y expresidente de Colpensiones, explicó que esta problemática del incremento generacional es mundial y que, de no hacer reformas estructurales que amplíen la cobertura y faciliten el acceso a la cotización de los más jóvenes para darle flujo al sistema, en su vejez, los adultos colombianos aumentarían los índices de pobreza del país por no contar con una pensión.

“Cada vez habrá más adultos y menos jóvenes, y eso presiona financieramente al sistema; habrá más adultos, pero una baja cobertura y, si no tienen pensión, uno de los temas más grandes de la pobreza es que se concentra en adultos porque no tienen ingresos. Además, muchos jóvenes no cotizan y hay más presión aún. Lo importante es tener la variable en cuenta para la reforma”, recalcó.

Otro punto que sopesa esta idea es que el reciente estudio de Juan Pablo Córdoba (presidente de la Bolsa de Valores de Colombia) y de Gabriel Piraquive (director de investigaciones del Departamento Nacional de Planeación) concluyó que esta tendencia ha conllevado a la elevación de la tasa de dependencia de los adultos mayores frente a la población en edad de trabajar. Esto se demuestra en que, entre 2080 y 2100, menos de 2,5% de la gente tendrá entre 0 y cuatro años.

LOS CONTRASTES

  • Mauricio OliveraDirector de Econometría

    “Cada vez habrá más adultos y menos jóvenes, y esto comienza a presionar financieramente el sistema. Además, se suma que muchos jóvenes no cotizan a pensión y así hay más presión”.

  • Juan Carlos Arbeláez Socio de impuestos y servicios legales en Crowe Colombia

    "Tal y como se encuentra en la actualidad el sistema pensional colombiano se hace necesaria una reforma profunda al mismo, los problemas existentes antes de la pandemia se han profundizado con la crisis económica"

“Esto hace que los regímenes con beneficios o de prestación definida sean cada vez más difíciles de sostener debido a la menor capacidad de soportar más carga tributaria de la población en edad de trabajar por la caída en el alza de la población joven”, advierte el documento.

El exministro de Hacienda, Roberto Junguito, agregó que la preparación de una reforma debe ser prioridad del Gobierno “con el fin de brindar una protección a la vejez y mejorar la equidad, finanzas y cobertura del sistema”.

Finalmente, Juan Carlos Arbeláez, socio de impuestos y servicios legales de Crowe Colombia, señaló que, tal y como se encuentra en la actualidad el sistema pensional colombiano, se hace necesaria una reforma profunda al mismo porque los problemas existentes antes de la pandemia se han profundizado con la crisis económica, teniendo en cuenta los niveles de informalidad y exclusión de colombianos del sistema general de seguridad social.

"Resulta sumamente inequitativo mantener los privilegios de una minoría de empleados, especialmente públicos, que gozan de amplios beneficios pensionales dejando a un lado la posibilidad de incluir la gran mayoría de la población que no goza de vocación a pensionarse con el sistema actual vigente perdiendo la posibilidad de lograr un ingreso mínimo vital en su vejez", subrayó.