Menor consumo, mayor desempleo, caída de la renta petrolera, crecimiento del déficit y deterioro de las calificaciones de riesgo, son consecuencias del virus

Adriana Carolina Leal Acosta

Con la disminución de la tasa de interés de referencia, de 4,25% a 3,75%, el Banco de la República busca darle mayor liquidez al sistema económico colombiano, que ya está resintiéndose por cuenta de la caída del precio del petróleo y la rápida propagación del Covid-19 , y cuyos efectos son tan complejos como diversos.

Impacto sobre el consumo

La cuarentena nacional y la posibilidad de que se extienda inciden en la decisión y posibilidad de compra de las personas, tanto de bienes, como de servicios. Es así como el consumo, que fue el principal jalonador del PIB en 2019, probablemente ya no lo será en 2020.

De acuerdo con los cálculos de Fedesarrollo, mientras que antes de la crisis se pensaba que el consumo podía crecer 4,5% este año, ahora, en el mejor de los escenarios, lo hará un 2%, con lo que el PIB podría variar 2,3%. Sin embargo, en el peor de los casos, su variación podría ser de -0,1%, con lo que el PIB caería a -0,4% en el año.

José Ignacio López, director de investigaciones de Corficolombiana, prevé que si la caída del gasto es de 20%, el crecimiento del consumo privado será de 1,6%, por lo que el PIB variaría apenas 1,5%.

“Esperábamos que el motor para la economía colombiana seguiría siendo la demanda interna. Por este motivo una disminución del consumo de los hogares y de la inversión causada por la crisis del coronavirus tiene un efecto particularmente agudo este año”, señaló Renzo Merino, analista soberano de riesgo de Moody’s.

Agudización del desempleo

La tasa de desocupación nacional, que en enero llegó a 13%, podría aumentar hasta 19,5% si la economía no crece y, en el mejor de los escenarios, aumentaría a 13,3%, según Fedesarrollo. Pues, si bien el Ministerio de Trabajo ha advertido que el Covid-19 no es una causal de despido justificado, ya se está registrando deterioro del mercado laboral. Una de las razones es que los independientes y por cuenta propia suman 82,3% de los ocupados, por lo que la tasa podría subir a 19,5%.

Menor renta petrolera

Por cada dólar que cae el precio del barril de petróleo al año, el país deja de recibir entre $300.000 millones y $400.000 millones, según la ACP y Campetrol. Así, en el caso de que el barril continúe cotizándose a US$25, la renta caería hasta $12 billones en 2020, pues las cuentas apuntaban a un barril de US$60 en promedio.

Alza en los déficit

Aunque los analistas estiman que la disminución de ingresos por cuenta del petróleo se materializará en 2021, advierten implicaciones desde el punto de vista fiscal desde este año. Además, según Fedesarrollo, el escenario actual impulsaría el déficit de cuenta corriente a 6,2% del PIB, por el freno del comercio.

LOS CONTRASTES

  • Renzo MerinoAnalista soberano de riesgo de Moody’s

    “Proyectamos un crecimiento entre 0% y 1%, con un sesgo a la baja ante la posibilidad de que las medidas para contener el virus en la población puedan extenderse”

Riesgo país

Si bien mantuvo la calificación BBB-, como país adecuado para invertir, Standard and Poor’s redujo la perspectiva de Colombia de estable a negativa. Joydeep Mukherji, líder de calificación soberana de la firma, señaló que además del Covid-19, “la caída de los precios del petróleo debilitarán la posición externa de Colombia, ya que las exportaciones sufrirán”. A lo que se podrían sumar otras calificadoras como efecto del “flight to quality”, según Fedesarrollo.

En su último Comentario Económico Anif hizo un análisis por sectores y señaló que hay siete sectores productivos con riesgo ‘muy alto’ por el impacto del Covid-19. En el escenario más grave, los más golpeados serán minas (-2,2%), industria (-0,9%) y comercio (1%).

El agro y las comunicaciones tendrían las mejores cifras.