Hoy el Dane informará la cifra del quinto mes del año que podría tener un alza de 0,10%, influenciado por el desempleo

Adriana Carolina Leal Acosta

Hoy el Dane dará a conocer el dato de la inflación de mayo, la cual variaría levemente a cerca de 0,10%, de acuerdo con los resultados de la Encuesta de Expectativas de Citi en la que participaron 26 firmas.

Con este resultado, la cifra quedaría anual sería 3,28% de acuerdo con el promedio de las apreciaciones. Esa variación sería inferior a la del año pasado, cuando el índice del quinto mes del año quedó en 3,31%.

La firma que calculó la variación más alta fue Anif, que apuntó a 0,28%; seguida por BTG Pactual, con 0,27%; Axa Colpatria, con 0,26%; Moodys Economy, con 0,25% y Skandia, con 0,18%.

En contraste, el Banco Agrario fue el que calculó la caída más significativa, con -0,15%; seguido por el Grupo Bancolombia, con -0,01%; Banco Davivienda, con 0%; Banco de Bogotá, con 0%; Positiva, con 0%; Casa de Bolsa, con 0,03% y Corficolombiana, con 0,03%. Así las cosas, el máximo previsto para mayo por los analistas es de 3,50% y el mínimo es de 3,02%.

“Según nuestros cálculos, el IPC en mayo variaría 0,06% para una cifra de 3,26%, aunque tenemos la sensación de que incluso la variación podría ser negativa. El rubro más importante en la ecuación es el de alimentos, que casi no registró incrementos pese a las alzas que hubo en los meses pasados. De hecho, se vieron precios a la baja en tubérculos y hortalizas”, señaló Wilson Tovar, jefe de investigaciones económicas de Acciones y Valores.

El experto agregó que “vimos disminución en cánones de arrendamiento. Todo esto se daría por una menor especulación y por el aumento del desempleo, que hace que la gente ya no compre a la misma velocidad de marzo. El año lo prevemos en 2%”.

Cabe recordar que actualmente, la inflación en los últimos 12 meses se ubica en 3,51%, y el hecho de que se estime que empiece a caer y tender a 0% ha generado que la Junta Directiva del Banco de la República hay argumentado que sentirá estables los precios en el futuro, lo que hizo que bajara su tasa de interés de referencia al dato histórico de 2,75%, en una clara jugada para incentivar el acceso al crédito.

No obstante, para muchos analistas, como la inflación ha dejado de ser el principal driver para la política monetaria, hay que evaluar su comportamiento de cara a las decisiones del Emisor, pues así tiendan a caer, se debe tener cuidado con el impacto en los precios que podrá tener la reactivación económica, que así sea débil, incluye mayor consumo. Además, hay situaciones extra como los problemas de abastecimiento y de acceso en Corabastos, que podrían afectar la oferta de alimentos.

Esto, teniendo en cuenta que, para el final del año, los analistas del mercado esperan que la inflación cierre en 2,71% en promedio y solo hasta el final del próximo año subiría de nuevo, y estaría sobre 3,06%.