La directora de la entidad, María Claudia Lacouture, señaló que la incertidumbre continúa, pero se debe velar por el ámbito laboral

Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Estos últimos meses un tema que no ha perdido vigencia es el salario mínimo colombiano y cuánto, realmente, debería incrementarse para el próximo año teniendo en cuenta el impacto de la pandemia.

Al respecto, diferentes gremios y entidades se han manifestado con propuestas, algunos le apuntan a un incremento de 3,5%; otros afirman que debe ser de mínimo $100.000, y otros dicen que el monto final debe superar el millón de pesos. Sin embargo no se ha llegado a un acuerdo.

María Claudia Lacouture, directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, se unió a la discusión de la cifra y, señaló que se requiere una mayor sensatez de todas las partes.

"La coyuntura actual de pandemia, cuyos devastadores efectos en la economía no han dejado de sentirse, obligan a que el aumento del próximo año sea mucho más estratégico y que contribuya a la reactivación de la economía y no se constituya en un obstáculo en la creación de nuevos empleos", añadió Lacouture.

La directora de AmCham comentó que este año se han perdido más de cinco millones de empleos y la recuperación ha sido lenta, con lo que sigue existiendo incertidumbre de cuál será el panorama los próximos meses. Por eso plantea que el aumento del salario debe contribuir a la creación de empleo.

"El salario mínimo de 2021 debe incentivar que las empresas puedan crear, de nuevo, los empleos perdidos y que beneficie a los millones de trabajadores que quedaron cesantes y al mismo tiempo estimular la formalización laboral. Y ello acompañado de una política laboral más flexible", añadió la funcionaria.

Lacouture explicó que estas políticas deben abrir espacio a nuevas modalidades de trabajo en el país de forma permanente y no por emergencia, como el teletrabajo y el trabajo en casa.

"Un aumento desproporcionado del salario mínimo pone en riesgo la competitividad empresarial. Por otro lado, las ayudas estatales son finitas y el Gobierno no cuenta con una chequera ilimitada", alertó la directora.