La medida va desde el próximo 1 de mayo por un periodo de tres meses a quienes ganan más de $10 millones

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

A medida que avanzan los días de cuarentena, el mensaje de analistas y centros de pensamiento es que el Gobierno cada vez se debe apretar más el cinturón y “eso llevará a medidas que toquen el bolsillo de las personas”, señaló el boletín de actualidad económica de la Universidad Nacional.

Y en efecto, uno de los decretos que pegó directamente en los ingresos de quienes más ganan en el país fue el que desde ahora obliga a los funcionarios públicos con más de $10 millones de salario, y pensionados con mesadas por el mismo monto, o superior, a que les retengan un porcentaje de esos dineros para que este vaya al Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome).

“Es por tres meses, y lo que busca es que haya solidaridad para atender a las familias más vulnerables”, explicó el presidente Iván Duque.
La medida que quedó en el Decreto 568, aplica para más de 15.000 jubilados que hoy reciben $10 millones al mes o están arriba de ese nivel; y por el lado de los funcionarios públicos, según reportes del Departamento Administrativo de la Función Pública, de los 1,2 millones de puestos que genera el Estado, solo 2% entran en el decreto, es decir, 21.201 trabajadores.

A este grupo de personas, a partir del 1 de mayo y hasta el 31 de julio de este año, “se crea, con destinación específica para inversión social en clase media más vulnerable y en los trabajadores informales, el Impuesto Solidario”, quedó estipulado en la norma.

¿Cuánto se descontará?
Se determinó que los funcionarios que ganen entre $10 millones y $12,5 millones deberán aportar 15% de su salario, mientras que los que tengan salarios entre $12,5 millones y $15 millones tendrán que aportar 16%. (Ver gráfico).

Del lado de los salarios que se encuentren entre $15 millones y $20 millones se les aplicará una tarifa de 17%, y los superiores a $20 millones, una de 20%. Esta retención también aplica para contratistas. “Quiero destacar que se han incluido también ahí, las megapensiones de más de $10 millones. Todos los colombianos que tengan megapensiones de más de $10 millones, por un periodo de tres meses, también van a contribuir a esta fuente de ingreso solidario para proteger a los sectores vulnerables”, agregó Duque.

Cerca de 98% de los funcionarios públicos que no recibe más de $10 millones, podrá decidir si quiere que le retengan o no según su grado de ingresos (ver infografía).

LOS CONTRASTES

  • Rodrigo UprimnyConstitucionalista e investigador de Dejusticia

    “Es una buena medida que evidentemente busca aportar a los problemas por los que pasamos hoy, pero también debería extenderse para los salarios altos del sector privado, podrían ayudar”.

El investigador de Dejusticia, Rodrigo Uprimny, y algunas asociaciones sindicales, aunque respaldaron la medida, sugirieron que se debería extender esa retención salarial no solo a los funcionarios públicos, sino a los trabajadores de las empresas privadas.

Más cambios en la contribución mensual a las AFP y Colpensiones
Aunque el Decreto 558 tiene varias consideraciones sobre las pensiones, uno de los puntos que buscan aliviar la liquidez del sector empresarial es el que reduce los aportes a las AFP y Colpensiones. El texto definió que el pago de 16% del salario a este fin, pasa a ser de 3% por dos meses. Entonces, ese 3% se dividirá entre 75% que coloca el empleador, y 25% el trabajador. Hay que recordar que en un mes normal, la cotización a pensión es de 16% sobre el salario, de ese monto, 12% lo coloca la empresa y 4% es lo que sale desde el empleado.