Analistas 12/08/2020

Acuerdo de facilitación del comercio

El pasado 6 de agosto, Colombia depositó el instrumento de aceptación del Acuerdo de Facilitación del Comercio ante el Director General de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo. Este acuerdo había sido ratificado por el país mediante la Ley 1879 de 2018 y la sentencia de constitucionalidad C-494 de 2019. Sin embargo, es en esta fecha, con el depósito del instrumento, que este acuerdo se hace vinculante para Colombia.

El Acuerdo de Facilitación del Comercio (AFC) fue negociado en el marco de la OMC en el transcurso de una década. En 2004, los miembros de la Organización acordaron iniciar estas negociaciones para aclarar y mejorar aspectos de algunas disciplinas del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (Gatt - por sus siglas en inglés), con el fin de agilizar el movimiento, despacho en aduana y puesta en circulación de mercancías. De igual manera, estas negociaciones buscaban fortalecer la asistencia técnica para la creación de capacidad en la esfera de la facilitación del comercio, así como para generar una mayor y más eficiente cooperación entre autoridades aduaneras.

En 2013, durante la novena Conferencia Ministerial de la OMC, concluyeron satisfactoriamente estas negociaciones y se puso en marcha la revisión jurídica del texto. Luego de concluido este proceso en 2014, se adoptó el Protocolo de Enmienda del Acuerdo de Marrakech (acuerdo mediante el cual se establece la OMC), para incluir el AFC en la estructura legal de la Organización. De acuerdo con lo establecido en el protocolo de enmienda y en el Acuerdo de Marrakech, el AFC entraría en vigor una vez dos terceras partes de la membresía de la Organización ratificaran y depositaran el instrumento de aceptación.

Esto sucedió en febrero de 2017. Desde ese momento, el acuerdo se hizo vinculante para los miembros que ya hubieran completado el proceso de ratificación y aceptación. Para los demás miembros, como es el caso de Colombia, se haría vinculante a partir del día del depósito del instrumento de aceptación por cada uno de ellos.

Este acuerdo busca generar eficiencias en las operaciones de comercio exterior, entre otras formas, a través de la reducción de los tiempos en aduana y eliminando requisitos innecesarios en las operaciones de importación y exportación. De ser implementado íntegramente por parte de todos los Miembros de la OMC, se estima que los costos del comercio mundial se reducirían en más de 14% y podría aumentar el comercio global anual en cerca de un billón de dólares (en inglés: ‘one trillion’).

Este Gobierno, desde su inicio, ha sido enfático en la importancia de la facilitación del comercio. Incluso, ha hecho de este uno de los pilares de la política pública de comercio exterior del país. Además de los grandes avances que ya se registran en esta materia, este paso refuerza el compromiso de Colombia con la facilitación del comercio y el multilateralismo.

Estas acciones que, por un lado, ayudan a agilizar el movimiento de mercancías, y por otro lado, permiten una mayor coordinación en el comercio global, no solo son importantes en sí mismas; también serán indispensables para que el comercio internacional sea un catalizador de la recuperación y reactivación económica pospandemia.