Analistas

Un año después de la caída…

GUARDAR

Desde la crisis subprime, el crecimiento global no termina de consolidarse. Por ejemplo, Europa lleva casi cinco años con crecimientos negativos en varias de sus economías, mientras que Estados Unidos hasta ahora comienza a dar señales claras de recuperación. Los países emergentes, por su parte, aunque salieron relativamente bien librados de la crisis, padecen desde hace un año la caída en los precios del petróleo, con importantes repercusiones en el sector externo, fiscal y real.

En este contexto, Colombia no ha sido la excepción. En efecto, después de casi una década de precios favorables y buenos resultados en materia de actividad productiva y fiscal, la economía colombiana se enfrenta a uno de los escenarios de mayor estrés, lo que, sumado a la pérdida de confianza sobre el desempeño del mundo emergente y a una eventual contracción de la política monetaria en Estados Unidos, ha incrementado la incertidumbre sobre el desempeño macroeconómico para los próximos años.

De hecho, en el sector externo ya se está sintiendo el efecto de la descolgada en los precios del petróleo. La tasa de cambio, como termómetro de la incertidumbre y volatilidad externa, ha experimentado una depreciación superior al 50% y el déficit en cuenta corriente se encuentra en niveles superiores a 6% del PIB. Una situación a la que se le debe prestar especial cuidado, pues si bien la economía colombiana se encuentra mejor preparada con respecto a la última crisis a finales del siglo XX, el déficit en cuenta corriente continua siendo hoy el gran “lunar” en materia de vulnerabilidad externa y una eventual salida de capitales podría hacer que el proceso de adaptación al choque petrolero sea más largo y sus costos sobre el desempeño económico mucho mayores, más aún si se tiene en cuenta que su financiamiento será a través de un mayor endeudamiento externo. 

El frente fiscal es, sin duda, donde se han generado los mayores riesgos como consecuencia del choque petrolero, no solo por los importantes ingresos que aporta y el consecuente hueco fiscal que supone, sino porque de la capacidad del Gobierno para sortear dichos riesgos dependerá el crecimiento económico en el corto y mediano plazo. El efecto de la descolgada en los precios se sentirá con mayor severidad en el recaudo de la actual vigencia fiscal y, por ende, en la financiación del presupuesto en 2016. Es por ello que el Gobierno debe concientizarse del carácter imperativo de una reforma tributaria estructural que incorpore los buenos lineamientos plasmados en el primer informe de la Comisión de Expertos del Sistema Tributario.

En materia de actividad productiva, la descolgada de los precios del crudo derivó en una recomposición de las expectativas en materia de crecimiento para 2015-2016. Solo en el primer trimestre de 2015 la economía se expandió a ritmos de 2,8% frente a 6,5% de un año atrás, un resultado derivado de una menor demanda interna y del deterioro en el sector externo, todo ello en medio de un contexto en donde el anhelado inicio de la recomposición sectorial desde el sector minero energético hacia la industria y el agro parece que apenas comenzara a despegar.

Si a esta nueva realidad económica se le agregan otras fuentes de inestabilidad externa como la desaceleración de la economía China o un eventual deterioro en la estabilidad financiera de la Zona Euro, los vientos adversos podrían acentuarse. Por eso luce imperativo mantener y fortalecer las políticas económicas encaminadas a mejorar la competitividad y productividad del sector real, así como superar las barreras no arancelarias internacionales que le permitan al país insertarse en las cadenas globales de valor e impulsar la dinámica exportadora. Esto le permitirá al país sobrellevar la caída de los precios del petróleo, acomodar su estructura productiva a esta nueva realidad y retornar, de cara al próximo lustro, a sus ritmos de crecimiento potencial.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés