Perspectivas económicas de América Latina

GUARDAR

La situación económica, social y política por la que atraviesa Venezuela, las dificultades económicas de la Argentina, junto con los cambios de gobierno que se han presentado en Brasil, Colombia, Chile, Perú y México y en sus políticas económicas hacen que el tema de las perspectivas económicas de América Latina adquiera especial interés a comienzos de 2019. Al respecto, la semana pasada el Fondo Monetario Internacional publicó una revisión de las perspectivas económicas de la región que caben reseñar. El organismo multilateral parte por reconocer que la actividad económica de América Latina continúa recuperándose, pero a un ritmo más lento que el que estaba previsto y proyecta que la tasa anual de crecimiento alcance 2,0% en 2019 y 2,5% en 2020.

Para el caso de Argentina destaca que la tasa anual de crecimiento del PIB fue negativa en 2018 y que, no obstante, el programa de ajuste fiscal y monetario adoptado y el apoyo financiero del FMI el crecimiento esperado para 2019 continuará siendo negativo. Respecto al Brasil, resalta que la tasa anual de crecimiento esperada es superior a 2% anual por primera vez desde 2013 y comenta que la agenda de reformas amigables a la economía de mercado que ha comenzado a desarrollar el gobierno de Bolsonaro respalda dichas proyecciones. Respecto al caso de Chile, prevé tasas de crecimiento cercanas a 3,3% y argumenta que ello obedece al buen manejo general de la economía. Sobre Colombia, prevé que la tasa de crecimiento se acelerará y será de 3,3% en 2019 y de 3,6% en 2020 y que estará fundamentada en la política monetaria, el impulso a la infraestructura vial y el impacto positivo de la ley de financiamiento en el cumplimiento de la regla fiscal y en el estímulo a la actividad corporativa. Sobre Perú, pronostica que su tasa de crecimiento será superior a 4% anual y argumenta que dicho resultado se fundamenta en los precios de sus productos de exportación y en una política monetaria y fiscal contra-cíclica. Respecto a México, resalta que el panorama económico continúa siendo oscuro e incierto por las políticas anunciadas por el gobierno de López Obrador y proyecta que la tasa anual de crecimiento continuará siendo cercana a 2,1%. Sobre Venezuela, resalta la crisis económica y humanitaria que enfrenta y anota que el crecimiento anual del PIB seguirá contrayéndose de manera severa en un ambiente de hiperinflación.

Al abordar los grandes riesgos que enfrenta la América Latina, el Fondo Monetario resalta la incidencia adversa que pueda tener el escalamiento de las tensiones comerciales entre la China y Estados Unidos; una posible desaceleración mayor a la prevista de la economía China; una recaída en el crecimiento de los países más avanzados, el estrechamiento de las condiciones financieras internacionales con menor inversión extranjera y, en particular, la incidencia adversa de unas tasas de interés más elevadas en los Estados Unidos y una mayor volatilidad del dólar, a todo lo cual habría que agregar lo impensable que sería un desenlace desafortunado en Venezuela que refuerce la dictadura y acentúe el deterioro de su economía. A estos riesgos externos habría que agregar los internos propios de cada país. En particular, destaca el FMI que es fundamental que se aprueben las reformas estructurales y se garantice un adecuado manejo monetario y fiscal.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés