Analistas 14/11/2020

Novem Romano y penúltimo Gregoriano…

Con la celebración del día de eliminación de la violencia contra la mujer, pero también el día internacional del hombre; con el día de la separación de departamento de Panamá de Colombia, pero también el día de la independencia de Cartagena de Indias de España, de la revolución mexicana y del armisticio de paz de la Primera Guerra Mundial y si esto fuera poco el día de los difuntos, pero también el día de todos los Santos, llega el mes de noviembre.

Su nombre viene de ser el noveno mes del calendario romano, pero es el décimo primer mes en el calendario gregoriano, es el mes donde empiezan los amaneceres más temprano en el hemisferio sur y los atardeceres cada vez más tarde en el hemisferio sur; es el mes donde realmente finaliza el año, donde se sabe si se cumplieron las metas, los presupuestos y los objetivos que se trazaron; pero es también el mes donde se planean los objetivos del año siguiente. Si se es estudiante ya se sabe cómo será el desenlace final del año o del semestre y si es trabajador ya es claro cuál fue el desempeño del año.

Noviembre mes atosigado, lleno en las agendas y complicado en los quehaceres y por donde se le mire es indescifrable pues pasa de todo y no pasa nada. Este raro mes nunca tiene el alma de festividad de diciembre, o la esperanza de enero, o la ocupación de febrero, marzo, septiembre y octubre, ni los momentos entretenidos de junio, julio y agosto y los meses de abril y mayo siempre vienen con cambios y acciones importantes. Las palabras cercanas a noviembre según el diccionario, por las letras, son novia y novicia mostrando nuevamente su capacidad indescifrable; y el signo zodiacal es un escorpión que significa trasmutación, cambio, lo misteriosos, la destrucción y la renovación.

En noviembre de 1519 el emperador azteca Montezuma recibió, con todos los honores, al conquistador Hernán Cortés, enviado de Dios por Quetzalcóatl. En 1799 Napoleón Bonaparte da el golpe de Estado “18 de Brumario” tomando el poder y acabando la revolución francesa; en 1938 se da la noche de los cristales rotos en Austria y Alemania donde fueron detenidos más de 30.000 judíos, destruidas 1.600 sinagogas, 7.000 negocios y 29 almacenes; en un día de noviembre cae en 1989 el muro de Berlín lo que confirma el fracaso del comunismo en el mundo; en 1965 es el gran apagón de 14 horas que paraliza la costa este de los Estados Unidos y parte de Canadá: y a propósito de las elecciones de los Estados Unidos en noviembre de 1932 es elegido por primera vez Franklin D. Roosevelt, posteriormente reelegido en 3 oportunidades más. En 1960 gana las elecciones el único presidente católico y el más joven presidente de la unión americana: John F Kennedy quien fuera asesinado un 22 de noviembre en 1963 y en 2016, Donald Trump gana sobre Hillary Clinton. Cuatro años después sería Trump quien recibiera la noticia de la derrota frente a Biden.

Este año 2020 el balance al mes de noviembre nos arroja que por causa del covid-19 hubo muchas muertes, pero se ganó en la conciencia de vida y cuidado de la salud, se perdió en tristeza pero se ganó en sentimientos; se perdió en espacio y se ganó en imaginación, se perdió en tiempo y se ganó esperanza; se perdió en abrazos y se ganó en conversaciones, se perdió en pasión, pero se ganó en amor. Es el momento de hacer los planes con menos equipajes, pero con más amor. Concretémonos en objetivos superiores como el valor de la vida, el respeto por las diferencias, el gozo de la Paz y el carácter para dejar solos a quienes nos venden odio, exaltan las diferencias y se atreven a arrebatar el bienestar de niños, ancianos y gente trabajadora y de bien.