.
Analistas 10/10/2021

El valor de lo invisible

Ramiro Santa
Presidente Sklc Group

El episodio de los productos Facebook - Instagram pone en la agenda de los estudiosos debates tan importantes sobre si es un producto o un servicio; el balance de las externalidades negativas que han impactado masivamente a la población mundial con la manipulación de la información; los centros de producción de contenidos de forma inescrupulosa o malintencionada para generar tendencias .

Es claro que los jóvenes son altamente vulnerables a lo que ven y leen es estas redes. En Estados Unidos el 25% de los jóvenes que usan Instagram dicen que se sienten peor con ellos mismos mientras el 42% de los usuarios se sienten mejor*. Las preguntas que subyacente son: Qué se puede hacer? Quién es el responsable por asegurar contenidos y uso ético de estos productos o servicios ? Cómo hacer que haya consecuencias a quienes de forma dolosa contravienen los principios básicos de la ley y la sociedad ? Cuál debe ser la responsabilidad de las compañías de Internet por permitir usuarios que con mentiras asaltan la buena fe de las personas o que causan daños con sus mentiras, ofensas o calumnias.

Ciertamente debe haber libertad de expresión pero lo que no puede suceder es que sin ninguna ética, consideración moral y miramiento de la ley se invada los derechos de las otras personas como se ha visto con temas sensibles de interés de país donde se desinforma de proyectos, prácticas industriales y acciones de empresas que trabajan en bien del país, como es el caso de las empresas del sector minero energético, o en la política desde grandes bodegas fuera del país que arremeten contra líderes, políticos y funcionarios honestos, o en los planteles educativos contra niños y jóvenes con ofensas y maltratos que han llevado a depresiones y hasta suicidios, o la violación a la intimidad de muchos con intenciones perversas, o la generación de pánico o sentimientos de odio en grupos sociales, o muchos otros que ustedes conocen.

Todos los usuarios han caído en alguna trampa ocasionada por alguien de mala fe o ha replicado alguna noticia falsa o han apropiado como verdad alguna información inexacta, no técnica o mentirosa y seguramente, sin intención de daño, han generado situaciones que han ofendido o afectado la reputación de una persona, empresa, institución colectividad o proyecto. Por su parte algunos administradores de justicia, medios, políticos o funcionarios públicos también caen el la trampa y por "ser populares" se suben en esas olas inmediatistas, poco trascendentes y terminan perdiendo tiempo desmintiendo, justificando o haciendo acciones costosas en tiempo y recursos que solo alimenta el espectáculo.

Parte de la solución también está en manos de todos pues la información debe ser validada a través de otras fuentes, debe pensarse en los daños que puede ocasionar a terceros, analizar si agrega valor o solo va a generar sentimientos perversos como la rabia, el miedo o la frustración y finalmente bloquear y denunciar los contenidos que violentan principios, valores, creencias de las personas, comunidades vulnerables o minorías. Siempre se debe ser consiente que los niños siempre están viendo y absorbiendo la información, convirtiéndola en sus nuevos criterios, formas de pensar y su cultura.

*Caux Round Table for moral capitalism.