Analistas 30/06/2020

Tecnología y reducción de la pobreza

Hace algunos años escribí un artículo en que preguntaba si la tecnología ayudaba en la reducción de la pobreza. Pregunta que traigo nuevamente a colación como reflexión, considerando la situación actual.

La última década ha estado impregnada de inquietudes sobre si los robots se tomarían el mundo y dejarían a los humanos sin trabajo. Los cambios de personal por maquinas que ahora atienden estaciones de servicio, cajas de pago de mercancías y tiquetes para salir del centro comercial, cajeros en bancos, peajes, hasta parejas virtuales, chats y llamadas de servicio al cliente etc ha hecho más y más evidente la situación. Las maquinas están remplazando a los humanos, en labores repetitivas, monótonas, pero también en interacción relacional.

En aquel entonces me preguntaba ¿está la tecnología dejando sin trabajo a los seres humanos? o por el contrario ¿genera empleo y reduce la brecha de la pobreza? Algunos consideran que la tecnología es un generador de empleo y reduce la brecha de la pobreza por las siguientes razones: “1. Genera nuevas formas de aprendizaje y conocimiento que antes no se tenían; 2. Obliga a realizar adecuaciones de lugares, como ejemplo aulas de estudio, centros comerciales, bancos, apartamentos, y de estilos de vida que se adapten a la nueva tecnología; 3. Fomenta que tanto profesores, como alumnos y demás usuarios se capaciten y sepan cómo se utilizan las nuevas herramientas; 4. Transforma el conocimiento y lo convierte en un tema global pues, de hecho, la falta de información es un tema clave para la reducción de la pobreza y la tecnología ayuda a que más gente acceda a dicha información; y 5. Genera empleos nuevos”.

Hoy con la coyuntura de la pandemia, ha sido evidente que gracias a la tecnología muchas personas conservan su trabajo. Se han generado nuevas oportunidades. Formas más rápidas y eficientes de hacer las labores. También las nuevas invenciones “crean plazas que antes ni siquiera habían sido imaginadas por las empresas, a la vez que se crean nuevas carreras universitarias.

Existen miles de cargos que hoy se ocupan, que antes no existían, y bajo el mismo sentido, cargos que se necesitarán en el futuro que hoy no existen. Todo hace parte de la evolución”. En dicha evolución es de considerar que se haga los cambios para lograr ser un país competitivo, bajo estándares responsables, éticos, de respeto y promoción de los derechos humanos.

Es de vital importancia que los gobiernos inviertan en tecnología, pero más aún que inviertan en la educación para enseñar a usar dicha tecnología, y sacarle así mayor provecho. Un ejemplo casual, la pandemia ha dado la oportunidad de realizar compras online, lo que mueve la economía, genera empleo, y pone en movimiento los canales de logística y distribución, bajo estándares de cuidando de la salud de los ciudadanos.

Por lo tanto, no tiene sentido que si existen dichos canales se propongan días para salir a comprar de forma masiva y presencial, cuando se podría hacer desde casa por computador, celular o llamada telefónica obteniendo los mismo beneficios pero sin poner a las personas en riesgo.

Es por lo que es necesario invertir en educación. La educación acerca a toda persona al conocimiento, y es mediante el conocimiento con el que es posible reducir la pobreza. El conocimiento y el cuidado mutuo reflejan salud y armonía, lo que necesitamos en medios de tanto caos.