.
Analistas 25/01/2021

Periodismo constructivo

El término innovador “Periodismo constructivo” lo escuché de la periodista Cathrine Gyldensted, quien se desempeña como la primera directora mundial de “Periodismo Constructivo” en Windesheim de la Universidad de Ciencias Aplicadas de los Países Bajos. Con este concepto ella promueve una mirada diferente de las noticias, desde una perspectiva sana y objetiva. Gracias al desarrollo que ha realizado con la Universidad de Pensilvania en el Centro de Psicología Positiva liderado por el Dr. Martin Seligman, al cual estuvo vinculada Gyldensted como estudiante, en la aplicación de la Psicología Positiva como una forma de mejorar el bienestar y la felicidad de todas las personas alrededor del mundo, se han venido adelantando esfuerzos para modificar la forma en la que las noticias son contadas y expuestas al público.

Se trabajó sobre una interesante hipótesis, según la cual existe una creencia profunda en que “así el mundo sea un mejor lugar para vivir, las personas tienden a verlo peor”. Se encontró que esta creencia radica en gran parte en la forma en la que los hechos y las noticias son abordados y trasmitidos al público. Gyldensted menciona que hay un paradigma en el que se cree que el periodismo debe generar debate, debe postrar los opuestos o hacer lo que sea posible para que se muestren los opuestos, que entre los políticos se odien, que todos los hechos siempre traigan una víctima para que la historia sea creíble, que el mundo está llenó de desastres y miseria, que al trabajar desde esta perspectiva la noticia es consumida. Pero resulta que esta constante búsqueda del drama, del odio, del miedo ha generado un mundo en el que, al parecer, todo va mal, por un supuesto en el que se cree que “solo la sociedad puede funcionar bien si se identifica lo que va mal”. Pero no necesariamente éste es el escenario correcto, ya que muchas veces las entrevistas empujan y jalan para extraer información que no siempre es objetiva, al no entender el contexto y ver solo y únicamente lo que va mal.

En este sentido Gyldensted introduce algunas técnicas y recomendaciones para que la información que se comparte se haga de forma responsable, a través de “la aplicación de técnicas de psicología positiva a los procesos y la producción de noticias, en un esfuerzo por crear una cobertura productiva y atractiva, mientras se mantiene fiel a las funciones centrales del periodismo”. Técnicas que también pueden ser usadas por los lectores como un filtro para reflexionar si la noticia está siendo constructiva o no.

Primero, verificar si la noticia aspira a una cobertura más equilibrada, en términos de información y en eventos positivos y negativos. Esto ayudará a que la noticia tenga en consideración que la información puede generar bienestar o no en los receptores.

Segundo, la evocación de emociones positivas en las nuevas noticias. Gyldensted señala que en la mayoría de las entrevistas que se hacen a personas que acaban de sufrir un siniestro, por ejemplo, todas las preguntas están orientadas a los aspectos negativos del hecho, dejando al entrevistado en un estado peor o igual. El hecho de estar vivo y de que todavía haya esperanza, a pesar de lo ocurrido, ayuda a que las preguntas también estén orientadas a generar una solución, que las personas puedan crear, innovar y ser resilientes. Con esto deja un mensaje de esperanza a las personas que están pasando por situaciones similares.

Tercero, verificar si la noticia se está centrando en el problema o en la solución. El periodismo constructivo se centra en las soluciones, ya que proporcionar información sobre posibles soluciones a problemas sociales es otra técnica de psicología positiva. Ayudar a encontrar soluciones también es un tema de responsabilidad con la sociedad.

Si las noticias usaran algunas de estas técnicas o similares, y si los receptores de las noticias hicieran esos filtros, contribuiríamos a que la información sea más sana y que genere bienestar.