Analistas

“Deja para nunca, lo que podrías hoy”

GUARDAR

Pilar Ibáñez

“No tengo tiempo” y “el tiempo es oro” son frases comunes en un mundo en el que el tiempo apremia. He encontrado como práctica reiterativa que se le echa la culpa al tiempo del propio desorden y de la falta de carácter para decir NO, no cuando no es posible hacer la tarea, llegar al lugar, cumplir un compromiso, y menos cuando piden dinero (de forma corrupta) para que sea pagada una factura o cuenta.

La falta de carácter y poner límites para ser fiel a principios y valores está siendo una constante en los seres humanos. Pero hoy no me dedicaré al tema de corrupción y cómo lleva a la depresión acabando con la felicidad de todos los que están alrededor, del cual hablaré en otro artículo, sino de la falta de organización, priorización y criterio para poder organizar y planear de tal forma que se pueda llevar a cabo contratos, planeación, metas y sueños.

La falta de organización está cambiando la frase “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” por “deja para nunca, lo que puedes hacer hoy”, ya que muchas tareas nunca en la vida se van a realizar si no existe un manejo adecuado del tiempo.

Así que les comparto algunos consejos prácticos para una mejor gestión del tiempo.

Primero, tener carácter y criterio: aprenda a decir NO, a las distracciones que la vida todos los días le pone, precisamente para que no logre la meta. Muchas veces es importante encerrarse y enfocarse.

Segundo, saber que es lo importante: empiece por identificar cómo se prioriza, qué es urgente y qué es importante, para lo que le recomiendo el libro de “7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen R. Covey.

Tercero, no hay tiempos perdidos: es usted el que pierde el tiempo. Si midiéramos el tiempo en el que las personas se la pasan viendo la vida de los demás en las redes sociales sumaría la vida promedio de cualquier ser humano. Deje de lado estar fisgoneando la vida de los demás, que se lo aseguro que no lo hace feliz y sí pierde mucho tiempo viviendo su propia vida.

Cuarto, dormir es importante. Cuando una persona no duerme no es posible que sea eficiente y menos productiva. Hay quienes creen que es una pérdida de tiempo, pero lo que no recuerdan es que es una actividad necesaria y natural, así como comer y respirar. Cuando una persona no duerme empieza a tener reacciones psicóticas, “tal vez es esto lo que está ocurriendo con gran parte de la población”.

Quinto, tenga la meta clara. Cuando no se sabe a dónde se quiere llegar da igual cualquier camino. Muchas veces la falta de carácter también se debe a que no se sabe cuál es la tarea, el resultado esperado, la meta o el sueño.

Sexto, tenga tiempos límites. Si el almuerzo o la reunión es de una hora, es una hora, no dos ni tres ni cuatro. No tener tiempos límites es importante para poder organizar bien su agenda y prioridades.

Séptimo, el tiempo lo organiza usted, no la vida ni la empresa. Cada vez que alguien dice “no tengo tiempo” es igual a “no es prioritario ni importante”, es decir “no lo quiero hacer”. Ya que como dice Laura Vanderkam, “si se rompe un tubo en la casa, así no lo tenga en agenda, saca el tiempo para arreglar el daño”.

Para las personas que no han podido cumplir sus sueños por falta de “tiempo”, deje de sabotearse, siempre hay tiempo para lo que es importante, cumplir, ejecutar, ser feliz y estar orgulloso de sí mismo.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés