.
Analistas 10/03/2022

Crecimiento en 2021: sorpresa para los mercados

Mauricio Santa María - Anif
Presidente de Anif

Los datos de crecimiento económico que dio a conocer el DANE superaron las mejores expectativas de crecimiento previstas por el mercado. En efecto, la economía presentó un crecimiento en el cuarto trimestre de 10.8%, que dio como resultado una expansión en el total del año de 10.6%. Ese dato supera el crecimiento año corrido que reflejaba el ISE al mes de noviembre (9.9%) por lo cual fue una sorpresa para los analistas. Con esos resultados de cierre de 2021, se puede afirmar que la economía recuperó su capacidad de generar valor agregado, superando así los niveles observados antes de la pandemia.

Así, en esta columna analizamos los principales resultados del PIB en el marco de la recuperación económica. De igual forma, presentamos nuestras proyecciones para 2022 y detallamos las perspectivas para el año 2023.

Análisis por el lado de la oferta

Desde la óptica de la producción, las actividades que registraron un mayor crecimiento en el total de 2021 fueron: actividades de recreación, seguidas del sector del comercio, transporte, alojamiento y servicios de comida da, con un 33.0% y 21.2%, respectivamente (ver Gráfico 1). Al interior, las actividades artísticas registran una variación de 38.6%, el comercio 10.8%, transporte 17.3% y el alojamiento y servicios de comida 59.7%.

Esas actividades vieron impulsada su producción con la eliminación de las restricciones de movilidad y aforos permitidos que limitaban su funcionamiento a máxima capacidad. Se ha observado una mayor disposición por parte de los hogares a consumir una mayor cantidad de servicios de ocio. Además, el avance en el Plan Nacional de Vacunación (PNV) ha promovido el turismo interno, lo que dinamizó ese sector.

La siguiente actividad en orden de crecimiento fue la industria, presentando una expansión de 16.4%, mientras que en el año inmediatamente anterior presentó una caída de 9.8%. Las actividades de mejor desempeño fueron: curtido y recurtido de cueros (41.0%) y la hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles (40.4%). En contraste, las actividades de menor dinámica fueron: elaboración de azúcar y panela (-6.4%) y la elaboración de productos del café (-0.5%).

En el siguiente renglón se encuentra la actividad de información y comunicaciones, que presentó una variación anual de 11.2% en el 2021, frente a una contracción de 2.6% en el 2021. Ese comportamiento obedece a la mayor prestación de servicios de internet y telefonía móvil que se vieron beneficiados por la mayor competencia en este mercado, lo cual aumentó la penetración del servicio. A continuación, se ubican las actividades empresariales, que crecieron 9.7% al cierre de 2021, contrastando con una caída de 5.5% en 2020. Así mismo, los servicios sociales registraron en todo el 2021 un crecimiento del 6.9%, superando el observado en 2020 de una variación de tan solo 0.1%.

En lo correspondiente a la construcción, su variación anual de 2021 fue de 5.7%, contrastando con la fuerte contracción de 2020 de 26.8%. Esa dinámica se explica por un favorable crecimiento de las edificaciones residenciales, pero contrarrestada por las no residenciales. Hay una mejora en las iniciaciones del segmento VIS, lo cual ha jalonado este segmento de la actividad. Las obras civiles siguen sin despegar, con una contracción de 4.6%, debido a una menor producción de vías interurbanas y tuberías.

La siguiente actividad en orden de crecimiento fue la de servicios públicos, con un 5.1% para el total de 2021. Estos resultados revierten la tendencia observada en el 2020, en la que al cierre de año su disminución fue de 2.6%. Producto de la normalización de la actividad productiva, más sectores requieren el uso de acueducto y energía, por lo cual el sector no regulado presenta importantes crecimientos. Por su parte, las actividades financieras e inmobiliarias presentan dinámicas similares a las del 2020. Para el total de 2021, sus crecimientos fueron de 3.4% y 2.6%, respectivamente.

Finalmente, en el sector primario, el agro y la minería presentaron crecimientos de 2.4% y 0.4% en el 2021. Contrasta especialmente la minería con el dato observado un año atrás (-15.6%), producto de la mejor dinámica de exportación de carbón, pero contrarrestado por la menor explotación de petróleo y la reducción en las exportaciones de oro, pues en el 2020 funcionó como activo refugio, por lo que en el 2021 se redujo su demanda. En cuanto al sector agropecuario, destaca el crecimiento de la producción de flores (31.1%), el ganado porcino (7.1%) y las aves de corral (4.3%). Contrarresta el crecimiento la caída de la producción de café pergamino con una variación de -11.3%.

En suma, el cierre de año y cuarto trimestre se caracterizaron por un destacado desempeño del comercio, la industria y las actividades de recreación, en conjunto con variaciones positivas en todas las demás actividades. Así, la economía colombiana creció 10.6% en el 2021 distanciándose del -7.0% observado en el 2020.

Análisis por el lado de la demanda

Desde la óptica del gasto, se encuentra que la demanda interna en 2021 creció 13.3% frente al -7.5% observado el 2020, dinámica que obedece al buen comportamiento del consumo público y privado (ver Gráfico 3). En lo correspondiente al consumo de los hogares, cuyo crecimiento fue de 14.6%, en el año, hay una importante recuperación en el gasto de prendas de vestir (49.1%), seguido de restaurantes y hoteles (44.8%) y transporte (28.2%), lo cual refleja el fortalecimiento en el poder adquisitivo de los hogares que soporta la reactivación. Por su parte, el gasto del gobierno creció 12.1%, producto de la reactivación del sector público y el importante esfuerzo por la adquisición de los biológicos en el marco del PNV.

De forma similar, la formación bruta de capital registró un desempeño favorable de 9.9% en el 2021 frente a una caída de 20.5% en el 2020. Al interior del rubro, se observan crecimientos en el 2021 en vivienda (22.6% vs. -30.3%), maquinaria y equipo (19.0% vs -13.4%) productos de propiedad intelectual. (10.2% vs. -10.8%), y recursos biológicos cultivados (5.1% vs. -1.8%). Contrarresta el crecimiento la contracción en otros edificios y estructuras de 3.0%, continuando el decrecimiento observado en 2020 (-30.9%).

En el ámbito del comercio exterior, persiste el crecimiento de las importaciones por encima de las exportaciones. Las primeras, registraron un crecimiento del 27.5% mientras que las segundas lo hicieron solo al 14.2%, dinámica que mantiene la brecha en balanza comercial que ya presentaba el país.

Conclusiones y proyecciones

En suma, los resultados del cierre de 2021 en materia económica fueron muy positivos, con variaciones en el PIB y el valor agregado que superaron las expectativas del mercado. Aun con las restricciones de aforo y movilidad observadas en la primera parte de año, junto con incidentes como el paro nacional que afectaron la actividad productiva, los resultados son alentadores. En la variación bienal, apartando los efectos estadísticos de base, estos datos dan como resultado que el PIB de todo el 2021 vs 2019 (periodo previo a la pandemia), presentó un crecimiento de 2.8%, lo cual refleja que el apartado productivo colombiano logró superar la crisis generada por la emergencia sanitaria en cuanto a crecimiento económico se refiere.

Sin embargo, no podemos ignorar el rezago en la recuperación de la ocupación frente al valor agregado. Esa brecha será un tema central de discusión en la agenda púbica en los meses venideros, que requerirá de medidas decisivas para el fomento del empleo. De igual forma, preocupa el constante incremento del déficit de la balanza comercial, pues los resultados que hemos discutido sugieren que esa distancia tardaría más de lo previsto en retornar a niveles más estables. Eso tiene raíces en los excesos de demanda que presionan al alza las importaciones no solo como insumo para la industria nacional sino también como bienes finales que consumen los hogares, tal como los textiles, prendas de vestir en general y calzado.

Con eso en mente, revisamos nuestra proyección de crecimiento para el 2022 en el rango 3.7% - 4.1% (ver Gráfico 5 y 6).

Para el 2023, prevemos que la economía presente una expansión en el rango de 3.1% a 3.5% (ver Gráfico 5 y 6). Esperamos una ralentización en sectores como la minería, producto de la moderación en la demanda internacional del carbón y la transición a energías limpias. Además, esperamos que los servicios sociales sigan manteniendo una tasa de crecimiento favorable, producto de la consolidación del sector educación y la administración púbica. Esperamos un entorno mundial de menor volatilidad asociada al COVID-19, por lo que el crecimiento económico no se verá comprometido.

Sin embargo, el nuevo epicentro de incertidumbre global relacionado con el conflicto que mantienen Ucrania y Rusia, junto con las sanciones internacionales promovidas por Estados Unidos y la Unión Europea sobre el país euro asiático, presionarían al alza los precios internacionales de los granos. Aunado a eso, es posible que se presente una reducción relativa de la oferta de algunos commodities, lo cual, sumado a la irrupción de las cadenas de suministros, afectaría el precio de los bienes finales, comprometiendo aún más las expectativas de inflación y crecimiento mundial, por lo que las revisiones a la baja podrían presentarse en un horizonte cercano.

Finalmente, vale mencionar que mantenemos un continuo monitoreo de las principales variables macroeconómicas y el entorno internacional para, de ser necesario, revisar y actualizar nuestras proyecciones.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA