Tribuna empresarial 23/06/2020

Afrontando la mayor crisis

Nunca antes la economía global había experimentado una emergencia sanitaria -de tal magnitud- que pusiera a prueba la capacidad de resiliencia del sector empresarial para mantener las operaciones y continuidad de sus negocios. Ciertamente el brote de covid-19 ha afectado a varios elementos considerados como críticos en las compañías, por lo que solo las empresas mejor preparadas podrán salir adelante.

Como dijo Winston Churchill una vez, “si pasas por el infierno, sigue adelante”; esta frase sin duda nos hace reflexionar sobre las adversidades y hechos no controlables que están presentes todos los días y que deben ser resueltos. En el mundo de los negocios, esto no es diferente y se debe actuar siempre buscando nuevas oportunidades y evaluando los riesgos.

Desde mi punto de vista, la voluntad empresarial es un elemento que puede hacer la diferencia en momentos tan complicados como es el brote de este virus. Por tal motivo, a continuación, enlisto tres factores clave que sin duda ayudarán a cualquier empresa a enfrentar de mejor manera esta situación.
Liderazgo.

Contar con equipos multidisciplinarios conformados por expertos de las distintas áreas de una compañía puede ser de gran valor y puede aportar un panorama más amplio que permita identificar aspectos críticos de la misma como son las partes móviles que contribuyen a su funcionamiento, audiencias de interés que pueden afectar o ser afectadas, o elementos internos y externos que pueden retrasar el regreso a la operación.

Estos equipos de respuesta de crisis deberán trabajar de forma proactiva, coordinando planes y estrategias que permitan una recuperación más rápida en el negocio.

Inclusión y colaboración. Estoy convencido que las empresas que cuentan con una gran diversidad en su personal, no solo en cuestiones de equidad de género, sino de discapacidad, nacionalidad, cultura y Lgbt, les será más fácil enfrentar esta situación.

Esto debido principalmente a que existe una mayor empatía entre los colaboradores que les permite entender con una mayor óptica las distintas situaciones por las que se está atravesando. De igual forma, esta diversidad propicia la comunicación e intercambio de ideas que pueden generar soluciones a problemas.

De igual forma, otro elemento que puede hacer la diferencia -en estos momentos- es saber aprovechar el expertise de otras compañías e industrias para desarrollar a través de alianzas, soluciones y/o productos que traigan beneficios significativos a la sociedad. Esto sin duda puede traer beneficios adicionales como es la reducción de costos, tiempo y mejora en los productos/soluciones.

Comunicación. Mantener informados a los colaboradores sobre las novedades, avances y decisiones que toma una compañía en medio de una crisis como esta, es de vital importancia para garantizar la tranquilidad de nuestra fuerza laboral y evitar el famoso “radio pasillo”. Por tal motivo, las áreas de comunicación interna de las empresas jugarán un rol muy importante para hallar las inquietudes de los trabajadores y comunicar de manera efectiva los mensajes de la compañía. También será necesario garantizar una comunicación efectiva con las audiencias externas.

Retomar con audacia. Empezaremos a retomar lo que dejamos pendiente en esta pausa obligada que desvió recursos, atención, prioridades, para atender lógicamente el paso por este período diferente. Volveremos a hablar de las prioridades, de los planes y ejecución. Nos trasladaremos de la preocupación a la acción, instalando un “mindset de crecimiento”, para que toda la energía, el compromiso y la urgencia se transforme en algo constructivo.