Analistas

Libreta de calificaciones

GUARDAR

Luis Guillermo Vélez Cabrera - lgvelezcabrera@gmail.com

Después de casi una semana de paros, marchas y manifestaciones es hora de hacer un balance de los principales actores de esta movilización social, la más dramática en los últimos 40 años. Estas son las calificaciones parciales.

El gabinete ministerial: Perdido en acción. La defensa del gobierno se ha reducido a mandar por WhatsApp listados insulsos de logros gubernamentales que nadie se toma muy en serio. Nota: 2.0

Los gremios: Aunque genuinamente preocupados por la situación, parece que su representatividad social se erosiona a pasos agigantados. La foto del domingo en la noche de los dirigentes gremiales a manteles con el presidente era exactamente lo que no se necesitaba. Nota: 3:0

Las centrales obreras: Son los convocantes de la marcha (lo cual hacen cada año para presionar el alza del salario mínimo, es su trabajo). El gobierno ha debido hablar con la CGT, la CUT y Fecode el 21 en la noche. Hay que fortalecer a los interlocutores legítimos, de lo contrario van a acabar negociando el paro con Epa Colombia. Nota: 3.0

Los influencers y las redes sociales: Hablando de Epa Colombia -y de su versión estrato seis, Carolina Sanín- es claro que les importa un carajo incendiar el país con tal de obtener likes y retuits. Lo de ellos/ellas es la anarquía y el caos; la superficialidad y el narcisismo llevado a los extremos por la tecnología. Nota: 1.0

El Congreso: A la espera, como los leones en el circo romano. Urge incorporarlos en la conversación nacional. Hay que reconformar una nueva coalición política, de lo contrario, en el mejor de los casos, lo que queda de mandato presidencial será un calvario: cero agenda legislativa y ministros cayéndose como mangos maduros. Nota. 3.0

El Procurador: Se le adelantó al presidente presentando la hoja de ruta de la conversación nacional. El gobierno debe recoger la propuesta y liderarla. Graduar al procurador de enemigo, porque hizo lo que el gobierno ha debido hacer en la noche del 21, es un error. Nota: 4.0

Petro: Está desesperado por mantener su vigencia política y es capaz de cualquier cosa. Literalmente, de cualquier cosa. Nota: 1.0

Gobernadores y alcaldes: Los actuales de Bogotá, Medellín y Cali estuvieron a la altura. Nota: 4.5. Los nuevos, todavía no sabemos, aunque la descachada de Quintero, el alcalde electo de Medellín, es de antología. Nota para Quintero: 1.5.

La derecha: Navegando en la estratosfera. Se comieron su propio cuento de que las marchas son culpa de Maduro y Putin. Sugerirle al gobierno “gobernar y no dialogar” puede ser el consejo político mas desacertado desde que un señor Llorente se negó a prestarle un jarrón a unos criollos. Nota: 2.0

El Esmad: Si no es por el Esmad, el viernes en la noche quizás hubiéramos tenido una repetición del 9 de abril. Pero, si no es por el Esmad y la triste muerte de Dylan, no tendrían pretexto para una continuación de la protesta. Nota: 2.5

El presidente: Esta es su prueba de fuego. Como los toreros: o sale en hombros o sale en ambulancia. Nota: Pendiente.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés