Analistas

¿Para qué un Observatorio de Tierras Rurales?

La normativa agraria impulsó la creación de un Observatorio de Tierras Rurales. Ahora debemos pasar del cumplimiento legal al funcionamiento del Observatorio para la transformación del campo.

El diseño del observatorio fue liderado por el Instituto de Estudios Interculturales de la Universidad Javeriana de Cali para la Agencia Nacional de Tierras (ANT).

El Observatorio se estructuró sobre cuatro pilares relacionados entre sí; mercado de tierras, conflictos territoriales, ordenamiento social de la propiedad y derechos de propiedad.

El observatorio se proyecta como una pieza fundamental del ajedrez de la reforma rural con enfoque territorial que mejorará la vida del campo.

¿Cuál podrá ser el papel de este observatorio en el inmediato futuro?

Amartya Sen, nobel de economía, analizó las causas de las hambrunas mundiales preguntándose si podrían ser evitadas. Uno de sus hallazgos fue que, donde la democracia crece y perdura, no hay hambrunas o, al menos no se reportan niveles tan peligrosos de inanición como en donde existen regímenes autoritarios.

Una de las razones es que la democracia, por vía de la prensa, de observatorios y de veedurías, pone a la vista información ordenada y veraz sobre lo que sucede en un país, guste o no a sus gobernantes.

Los gobiernos democráticos están expuestos a la opinión pública y esto produce los incentivos políticos necesarios para prevenir hechos que pueden ser condenados socialmente y para lograr que se resuelvan y atiendan las urgencias sociales que afectan a los más vulnerables.

Se trata de la función preventiva y la garantía de transparencia de las democracias. Sen advierte que estos dos elementos ayudan a corregir inequidades e injusticias que ni siquiera los incentivos económicos en un país pueden subsanar.

El Observatorio de Tierras Rurales cumplirá una función preventiva, al hacer pública una base de datos para los interesados en la propiedad agraria y los mercados de tierras; igualmente aportará a la transparencia, al generar información para abrir al debate público el tema de la propiedad, la tenencia, la vocación y el uso de la tierra y, al producir información actualizada sobre condiciones de empobrecimiento, violencia y exclusión de los actores rurales que dependen del campo para su subsistencia.

El Observatorio generará información útil y veraz para apalancar las acciones de las Agencias del Estado que trabajan por el desarrollo rural con enfoque territorial, permitirá afrontar el problema de la suficiencia de la tierra para quienes trabajan y viven en ella y, aportará elementos de juicio para dirimir y conciliar diferentes visiones e intereses sobre los territorios.

El Observatorio contribuirá además a la seguridad jurídica de todos los propietarios, permitirá al Estado colombiano la comprensión de las dinámicas del mercado inmobiliario de tierras, conforme a estudios y lineamientos técnicos y ampliará la presencia del Estado en todo el territorio nacional acercando al gobierno y a las comunidades, como una externalidad positiva que mejorará las oportunidades de los más marginados.

La noticia del funcionamiento en el país del Observatorio de Tierras Rurales es excelente en la vía de que se clarifiquen los derechos de propiedad y acceso a la tierra de diversos grupos sociales, se avance en la restitución de tierras y se fortalezcan las políticas de formalización que permiten el ordenamiento del territorio y de la propiedad.

Finalmente, el observatorio podrá contribuir a restar espacio y movilidad a la red de las economías ilegales: minería ilegal, narcotráfico y extorsión, que han marcado en parte, el ordenamiento palpable de los territorios en el país perpetuando la violencia.

El Observatorio contribuye a la prevención de la violencia y a la transparencia en el manejo de las tierras, para lograr un cambio en el agro en clave de posconflicto.