Analistas

A propósito de los libros…

GUARDAR

Leonardo Gómez Jiménez Profesor de Medios Digitales

Como es costumbre por esta época en que se lleva a cabo la Feria del Libro en Bogotá, el tema del libro se pone en boca de todos. De lectores y no lectores por igual. Aunque la Feria siempre es un éxito, para nadie es un secreto que además de quienes van a las conferencias y a buscar novedades, también están quienes van en plan de paseo familiar para comer helado y regresar a casa felices llenos de bolsitas con folletos, volantes y revistas de 2001 que regalan.

Aquí va una serie de apuntes frente al tema, que resalto en mi libro “De Amenaza a Oportunidad: Lecciones de 8 industrias que se reinventaron en la era digital”:

1. No sobreestimemos el libro: ¡Por supuesto que leer es cultura y es un placer! Pero no siempre lo noble está escrito y la basura está en televisión. No es el formato sino el contenido el que ilumina, forma y te nutre la cabeza de ideas e interrogantes. Así como hay televisión basura, también hay libros con contenido pobre. Frente a una pieza audiovisual útil y un libro con palabras inútiles, ya sabemos cuál es más valioso.

2. Internet no mató al libro: Ni el video mató a la radio. Hoy se publican más títulos que nunca, solo que menos ejemplares. Según la Cámara Colombiana del Libro, en 2008 se publicaron 12.566 títulos y 17.939 en 2016, mientras el número de ejemplares bajó de 32,6 millones a 27,2 millones en el mismo período. Lo interesante es que desde 2015 empezó a aumentar de nuevo el tiraje y solo en 2016, aumentó 12%.

3. Más religión que ciencia: Se estima que los libros religiosos y espirituales, tienen 11% de participación en el total de ejemplares producidos en Colombia, mientras los científicos aportan 6%.

Sin embargo los científicos fueron la unidad temática de mayor crecimiento entre 2015 y 2016: 64% seguida de los religiosos con 43%.

Casi tres millones de ejemplares de libros religiosos en 2016 frente a 1,6 millones de científicos.

4. Le ganó a las revistas: El libro ha sobrevivido a la era digital mucho mejor que los periódicos y las revistas. El romanticismo por la textura, el olor del papel y el placer de comprarlo, tenerlo en la mesa de noche o en la biblioteca, no es fácilmente sustituible por la biblioteca digital. Incluso es bien sabido de quienes compran lotes de libros de cualquier tema, solo por llenar una biblioteca a manera decorativa o por presumir de intelectuales. Eso no ocurre con los periódicos y las revistas que pierden vigencia rápidamente. Leer da estatus social, o por lo menos aparentar que se lee, y para presumir es mejor mostrar el libro impreso en la calle o en las fotos de Instagram.

5. Menos face y más book: La mejor manera para luchar contra la pérdida de tiempo en Facebook y la ansiedad de tener el celular en la mano todo el tiempo, es comprar libros digitales y tenerlos siempre en el teléfono. Así cada vez que tenga el equipo en la mano, se dejará seducir por las letras del libro de turno y no del chisme venenoso de la red social.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés