.
Analistas 12/11/2022

Incrementan costos de renovables

José David Name
Senador de la República

Vientos en contra corren sobre los proyectos de energías renovables en Colombia, debido al incremento de los costos de la materia prima y la devaluación del peso, factores que podrían convertirse en un obstáculo para la expansión de la transición energética en el país. La atención por parte del Gobierno Nacional, que reclama el sector, es un campanazo de alerta para atajar un problema que atenta contra el desarrollo de la emergente industria nacional.

La amenaza del estancamiento de la transición energética en el país, viene sintiéndose desde el año pasado, cuando de los 1.800 megavatios de energía renovable no convencional, que se esperaban ingresaran al sistema, solo entraron 180 megas. Por distintos obstáculos en los procesos de consulta previa y licenciamiento ambiental, la mayoría de los proyectos adjudicados vía subastas no han entrado en operación, entre ellos la línea Colectora, una de las obras claves para la conexión de proyectos solares y eólicos. Al desafiante panorama de las renovables en Colombia, ahora se suman los inconvenientes financieros que están presentando algunos proyectos como consecuencia de las presiones inflacionarias y de la cadena de suministro. Factores coyunturales a nivel mundial como la pandemia, la inflación y la guerra en Ucrania, han contribuido al aumento en la importación de elementos como paneles solares y aerogeneradores, incrementando los costos de los proyectos.

Los precios del carbonato de litio, uno de los insumos clave para los sistemas de baterías de fosfato de hierro y litio (LFP), aumentaron 379% durante el último año, según el último análisis de la empresa de investigación BloombergNEF (Bnef), que además afirma que el costo de la energía eólica terrestre de nueva construcción aumentó 7% interanual, y la energía solar de eje fijo aumentó de 14%. De acuerdo con la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), hay proyectos solares y eólicos en el país que ya son inviables económicamente.

Ahora que la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez Torres, se encuentra participando en la COP27 en Egipto, y su cartera avanza en la construcción de la hoja de ruta para la transición energética, es más que oportuno incluir en las discusiones el nuevo desafío y la incertidumbre que plantean los incrementos en los costos de los proyectos generación eléctrica de Fuentes No Convencionales de Energía Renovables (Fncer). Así como también, concretar las vías para destrabar los procesos de los proyectos que presentan retrasos en su entrada en operación.

Sortear este nuevo obstáculo exige una pronta actuación por parte del Gobierno, que debe seguir impulsando la transformación de nuestro sistema energético e incentivando la capacidad de generación limpia, de tal manera que se generen garantías de inversión en el mercado. Es el momento de fomentar al máximo la industria nacional de fabricación de equipos y tecnologías renovables.

Para alcanzar la masificación de las energías renovables en Colombia se requiere del compromiso público-privado, un trabajo en armonía que contribuya a superar los cuellos de botella que están alterando la dinámica del mercado.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA