.
Analistas 03/12/2022

Cumplirle a La Mojana

José David Name
Senador de la República

Que el Gobierno Nacional haya decidido priorizar la atención a La Mojana, y buscar soluciones definitivas para enfrentar la crítica problemática social, ambiental, sanitaria y económica que se vive en la región, significa la esperanza de más de 63.000 damnificados que desde hace 15 meses claman por ayuda. Así que más que discursos y promesas, se necesita la materialización de los proyectos para detener las inundaciones, como también la llegada de ayudas humanitarias para las familias afectadas. Aunque por años los habitantes de La Mojana han sufrido los embates de los ríos Cauca, San Jorge y Magdalena, la pésima atención de la emergencia en este último año ha derivado en una tragedia sin precedentes. Desde octubre de 2021 venimos cuestionando, junto a los habitantes de la zona, las intervenciones de la Ungrd en el sector Cara e’ Gato, que resultaron ineficientes y una gran pérdida de dinero. A la compleja situación que se vive, hay que añadirle las preocupantes predicciones del Ideam sobre la posibilidad de que el Fenómeno de La Niña actual alcance tres inviernos consecutivos, es decir que dure hasta febrero del otro año.

Recientemente, la Contraloría General de la República alertó acerca de inversiones de más de $3,3 billones, que desde el año 2018 se han realizado en La Mojana sin resultados. De acuerdo con el ente de control, solo en el sector de Cara ’e gato, se invirtieron sin éxito alguno $1,4 billones. Una tras otra, el río se fue llevando cada obra que se presentaban como la respuesta para prevenir las inundaciones, mientras tanto las comunidades ribereñas padecen un drama nunca antes visto en estos municipios.

Durante los últimos cuatro años, tuvimos una Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres de espalda a los colombianos. En el caso de las obras de Cara e’ Gato se evidencia la pésima gestión de la Ungrd, con cuestionadas contrataciones, malas planificaciones y constantes improvisaciones, que conllevaron a la gran pérdida de recursos. Pedimos al recién nombrado director, Javier Pava Sánchez, ajustar la entidad y reivindicar su gestión con el pueblo colombiano. Comience por La Mojana.

Es increíble que miles de familias de la región lleven tanto tiempo con el agua hasta el cuello, viviendo en zozobra, y con un alto riesgo de nuevas emergencias. Si bien nos encontramos ante un nuevo gobierno que apenas completó sus 100 primeros días, se ha fallado en la atención a la emergencia y la búsqueda de consensos con las comunidades. Después de varios aplazamientos, finalmente, esta semana se inició el Diálogo Regional Vinculante de la Mojana, en cabeza de la ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad, que esperamos se apersone de esta causa con liderazgo y decisión. Queda el sinsabor de ver que los diálogos se concretaran solo después de que los campesinos, productores y ganaderos anunciaran un paro. El cierre del enorme boquete del río Cauca a la altura de Cara ’e gato es una de las peticiones más inmediatas de los mojoneros, así como la ejecución del Conpes 4076, que dejó el Gobierno anterior por $1,8 billones para mitigar el riesgo de desastres ocasionado por las inundaciones. La realización de las obras hidráulicas es un tema que no da espera, es urgente la ejecución de obras que permitan mitigar el impacto del invierno en esta región.

Las exigencias de los habitantes de La Mojana y los justificados reclamos deben ser atendidos por el Gobierno, de forma rápida, acertada y efectiva, para que se logre mitigar la crisis en corto plazo, antes de que la tragedia alcance mayores proporciones.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA