Analistas

Sayonara Radio FM

Ayer comenzó de lleno el Siglo XXI en materia de lo que será el futuro de las telecomunicaciones, especialmente la radio. Noruega, un frío país de un poco más de 5 millones de habitantes, apagó definitivamente las señales de Frecuencia Modulada de Radio y cambió totalmente la tecnología hacia un modelo digital. La justificación principal de las autoridades encargadas de la regulación es económica. El servicio de mantener la red digital es ocho veces más barato que el de la red FM por la topografía y montañas de su geografía. No toda la población está contenta con la decisión que comenzó a planearse desde 1995. 

En esa época los noruegos comenzaron a experimentar con las primeras emisoras digitales. Con el nuevo modelo pasarán de tener 5 emisoras FM nacionales a más de 20 emisoras digitales nacionales y 22 regionales, que por ahora no podrán ser sintonizadas en los viejos radios. No todos los automóviles del país cuentan con dispositivos digitales. 

Un 60% de los usuarios rechazaron la medida en una reciente encuesta, resultado que no frenó el cronograma de desmonte que finalizará en su totalidad al término de 2017. Se calcula preliminarmente que, dos de cada tres noruegos deberán reemplazar su dispositivo de radio en sus vehículos, por un costo aproximado de 120 euros para poder sintonizar las nuevas emisoras. Millones de oyentes quedarán desconectados al principio y a pesar de los anuncios reiterativos de los oficiales del gobierno la gente en su mayoría se imaginó que iban a aplazar el inicio del desmonte y no ha comprado los nuevos radios a la fecha. 

Para los periodistas y directores de emisoras, la forma en cómo se va a hacer el cambio es demasiado arriesgada. Los analistas de mercado han señalado los problemas tecnológicos que necesariamente van a tener algunos usuarios de ciertas generaciones, y probablemente, los Millennials sustituirán el consumo de música con plataformas como Deezer, Spotify o Naspter. Para el caso de noticias y radio hablada muchos buscaran los formatos de podcast (que no están en tiempo real), streaming y redes sociales. Algo similar ocurrió cuando la humanidad pasó del Long Play al Compact Disc, del VHS y Betamax al DVD, y de la telefonía fija a la móvil. Apagar las radios FM significa dejar atrás una tecnología que fue fundamental en el desarrollo de la historia del Siglo XX y que tuvo incidencia en las dos guerras mundiales y las transmisiones deportivas y de entretenimiento más importantes del planeta. 

En nuestro país el estado viene preparando el apagón analógico, pero de las frecuencias de televisión abierta. No existe aún un cronograma para apagar las radios FM ni AM, todavía muy utilizadas por las audiencias colombianas. Rtvc junto al Mintic y la Antv han venido trabajando en el proyecto de expandir la red TDT, que todavía no cubre 100% de la población colombiana. El horizonte no es muy lejano, ya que se proyecta que en 2019 se deben apagar las frecuencias del espectro de televisión y tener todos los canales privados y públicos digitalizados. La nueva red tiene más posibilidades de señales y canales y por supuesto también se incurre en un menor costo operativo de los mantenimientos. Para ciertas zonas del país en donde es económicamente inviable llegar con expansión de red TDT hay varios planes híbridos de llegar a la total cobertura con soluciones satelitales o de fibra óptica. La mayoría de televisores y pantallas que se ofrecen hoy en el mercado ya cuentan con la tecnología necesaria para instalar una antena de TDT que en costo no supera $50.000. 

El nostálgico apagón de Noruega es un campanazo de alerta para otros países que deberán empezar a pensar en un cambio que podría ser muy rápido. No sabemos qué pasará por ejemplo a nivel comercial con los anunciantes. La masificación de las radios digitales será tan acelerada como el apetito de los fabricantes asiáticos que probablemente dominarán el mercado. Sayonara a los transistores. Radio FM Off.