Analistas

Listo el negocio Cafesalud

En un reciente documento “Marco Fiscal de Mediano Plazo 2016”, base fundamental entre otros que tiene el Ministerio de Hacienda para sustentar la necesidad de la Reforma Tributaria Estructural, hay unas conclusiones preocupantes para el sistema de salud general del país. Desde la página 270 en adelante se observa un déficit gigantesco que muestra un panorama desfinanciado para los años 2017 y 2018 (Ver pdf 1). Lo más preocupante es que cualquier cambio que se apruebe en este final de año, salvo el IVA, va a generar mayores ingresos para recaudo del Estado desde 2018 en adelante, con lo cual el próximo ejercicio es de alto riesgo. Solamente las cuentas son saludables, según el estudio, a partir del año 2022 (Ver Gráfica2) 

Alejandro Gaviria, ministro de Salud, ha venido intentando solucionar el problema del sistema por diferentes frentes. Uno de los grandes dolores de cabeza que ha tenido desde el primer gobierno Santos es el manejo que se ha dado al caso Saludcoop. De todos los lastres y lo que se ha escrito sobre Palacino y la intervención, hoy el gobierno está enfrentando la realidad de los millones de usuarios de Cafesalud, ya que Saludcoop era el accionista principal que heredó al menos cuatro millones de pacientes. Luego de la intervención y sus dificultades, se exploró la posibilidad de trasladar usuarios como se ha hecho con otras EPS, pero por el tamaño, el gobierno considera que una opción es vender Cafesalud y recuperar algo del flujo de caja faltante del sistema.

La operación va a ser la siguiente: la compañía Cafesalud será vendida al Grupo Internacional Sanitas, con presencia en varios países en el sector salud. En Colombia es el accionista principal de la famosa Colsanitas. A su vez, Sanitas ha venido teniendo una importante participación financiera del Grupo Femsa de México, un emporio de la industria de las bebidas que ha venido diversificando sus inversiones en la región. Además de vender todo tipo de bebidas, incursionó hace algunos años en el negocio de las cadenas de distribución con sus tiendas OXXO. Recientemente, Femsa ha venido ampliando su posición a otras industrias adquiriendo desde su división Femco, compañías de salud como Socofar de Chile, los dueños de Cruz Verde y Farmasanitas. En resumen, Cafesalud y Cruz Verde en Colombia cambian de manos, en donde indirectamente hay una fuerte posición de inversionistas mexicanos expertos en bebidas. 

Las firmas de abogados de las tres partes para la operación de venta son Brigard Urrutia, Gómez Pinzón y Posse Herrera Ruiz. Los equipos trabajan en conjunto para que la operación se haga una realidad en el primer trimestre de 2017. En abril, Sanitas estaría al frente del servicio y operación de los 6 millones de usuarios de Cafesalud. El precio del negocio se está ajustando con unas cuentas exóticas de la banca de inversión, ya que hoy el patrimonio de la empresa es negativo. Se está valorando el potencial de generación de caja de cada usuario, pero al final se debe asumir la deuda con diferentes tipos de acreedores, lo que abarata el negocio.  Algunos proveedores ya fueron notificados de la nueva posibilidad de recuperar algo de su cartera vencida con Cafesalud gracias a este nuevo salvavidas. Los usuarios de Cafesalud están a la expectativa de conocer los detalles en temas de servicio al cliente y especialmente cobertura en los puntos de atención. 

Hay una cantidad de clínicas de Saludcoop regadas por todo el territorio nacional pero no se sabe quién, cómo y a qué nivel se van a poner en funcionamiento. Al final, importa que todos los usuarios, los heredados de Saludcoop y los que propios, sigan cubiertos con un esquema de servicio y precio razonables. Nadie se hubiera imaginado que el rescate iniciaría con el músculo financiero de una compañía de bebidas de México, de una industria que acaba de recibir en nuestro país el golpe de los $300 pesos por litro en la reforma tributaria, idea del mismo Gaviria. Ironías de los negocios.