Analistas

Errare Humanum Est

La frase en latín “Errare Humanum Est”, se le ha adjudicado a San Agustín, pero luego fue desarrollada por Cicerón en el Siglo I A.C. La explicación más detallada se popularizó así: “Cuiusvis hominis est errare: nullius nisi insipientis, in errore perseverare”, lo que traduce “Errar es propio de cualquier hombre, pero sólo del ignorante perseverar en el error”. Luego de la contienda electoral del pasado domingo, los colombianos, y especialmente los bogotanos, estamos ahora situados en un escenario político y administrativo contrario y con nuevas perspectivas que en el de los últimos doce años. Se acaba la “Bogotá Humana” de Gustavo Petro, y retomando la frase de San Agustín, en defensa del mandatario puedo decir que no incumplió su promesa. Mírenlo de esta manera: Errar es Humano. Bogotá Humana. Bogotá va a errar, es decir Bogotá va a fallar. Petro no nos dijo mentiras. Prometió que fallaría y lo hizo en grande. 

El informe del contralor Distrital Diego Ardila sobre ejecución y balance de gestión de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá es contundente. Perdió las materias en su totalidad, el alumno no ganó el año. Deja 30 temas en deuda, algunos muy preocupantes para la ciudad. Según Ardila en la ejecución de “Bogotá Humana” se deja un atraso en infraestructura social y vial que se va a convertir en el primer dolor de cabeza del nuevo alcalde Enrique Peñalosa. 

Solamente para citar una de las frases de Ardila en su informe, que muestra lo doloroso que va a ser recuperarse de tanta falta de gestión: “Le deja una papa caliente la actual administración a la próxima en lo que corresponde a la fase I de Transmilenio ya que allí se está prestando con vehículos modelo del año 2000 y 2001. En cuatro años no fue capaz esta administración de iniciar un proceso de licitación para que se terminaran esos contratos y se siguiera con unos nuevos, con vehículos nuevos y aquí más bien se ha sacrificado la seguridad y la dignidad del pasajero en Bogotá en lo que corresponde a la fase I”. 

No se desarrolló la Fase III que es crítica para la movilidad actual, y el desorden y la implementación del Sitp a la fecha no requieren mayor demostración. 

En educación, la promesa inicial de Petro era construir aproximadamente 1.000 jardines infantiles, pero la cruda realidad es que a la fecha solo se han entregado seis. Hay algunos en proceso de construcción y adecuación pero no superan los 100 en equipamiento no convencional. Esto quiere decir que en materia educativa el alumno no logra ni sacar el 10% de la nota, afectando a centenares de miles de familias de diferentes localidades de la ciudad. El Contralor además advierte que el atraso no salió barato, pues el distrito invirtió $89.000 millones en contratistas para la ejecución de las obras, incluyendo suministros, arrendamientos, gastos operativos y otro tipo de elementos que se fueron por la caneca en contratos de prestación de servicios. 

Un valiente y juicioso senador se convirtió en una caricatura de alcalde, hasta el punto que su propia familia ya está cuestionándolo públicamente. Desde un principio sus propios compañeros de ideología de izquierda se le retiraron rápidamente al ver los niveles de terquedad que se manejaron dentro de la Alcaldía. Como en el fútbol, no siempre un buen jugador se convierte en un buen técnico. No por ser buen senador y buen exguerrillero necesariamente iba a ser buen alcalde. Ahora vendrán las nuevas investigaciones de los organismos de control, la destitución de la Procuraduría (que hoy está en pausa) probablemente quedará en firme el año entrante, y ya sin el mecanismo de las tutelas no podrá aferrarse a un cargo que lo dejó en evidencia rápidamente. Los ciudadanos aprendieron del error. Resultó definitivo el voto de opinión. Los más de 900.000 votos que obtiene Peñalosa son un voto de castigo a Petro y una autocrítica a una ciudad que iba camino al espiral infernal del caos de seguridad y movilidad. Fin de la Bogotá Humanum Errare Est.