Analistas

Efecto Doppler o el porque matemáticas y física son importantes

En 1803, en el seno de una familia de albañiles, un niño decide estudiar física y matemáticas y convertirlas en su pasión y trabajo, debido a que por verse enfrentado a recurrentes problemas de salud, prefirió el estudio de las ciencias en lugar de seguir el oficio de su padre. Años más tarde, el señor Christian Andreas Doppler formula la teoría matemática que explica el fenómeno que se produce cuando una fuente de ondas, ya sean acústicas o electromagnéticas se mueve respecto al receptor y que se traduce en un cambio en la frecuencia de las mismas y cuyo efecto es diferente si la fuente se aleja o se acerca al receptor. Este concepto que suele enseñarse en los cursos de física de lo que en mi época llamábamos “sexto bachillerato” y que a muchos estudiantes les produce hasta dolores de cabeza, se ha vuelto el personaje de 2014 y seguramente desbancará al famoso “selfie”, palabra del año en 2013.

En menos de dos semanas los titulares de las agencias de noticias han invocado el nombre del físico salzburgués en un par de ocasiones, la primera cuando un grupo de astrónomos anunciaron que habían descubierto evidencia contundente sobre la existencia de las llamadas “ondas gravitacionales”, que en términos mas simples son básicamente ecos de la expansión masiva del Universo que se produjo tras el “Big Bang” y que fueron anticipadas por Albert Einstein hace casi un siglo. La prueba de esta teoría comenzó a forjarse en 1926, cuando Edwin Hubble, cuyo apellido da nombre al famoso telescopio especial, determinó por medio de la teoría del efecto Doppler que un gran número de galaxias de nuestro universo parecían estarse alejando cada vez mas unas de las otras. 

Posteriormente, en una noticia poco alentadora, volvió a aparecer Doppler, esta vez cuando lo ingenieros de la compañía británica Inmarsat, que opera una red de satélites geoestacionarios de comunicaciones, lograron determinar el rumbo que presuntamente tomó el avión de la aerolínea Malaysian Airlines que cubría la ruta Kuala Lumpur-Beijing y que desapareció el pasado 8 de Marzo. Aunque la tecnología utilizada por dichos satélites y los equipos a bordo es bastante sofisticada, los principios utilizados para determinar el posible rumbo del avión pertenecen al currículo de los estudiantes de bachillerato en cualquier lugar del mundo. Midiendo los cambios de frecuencia de las señales que emitía el avión cada 15 minutos, los ingenieros determinaron la dirección relativa del avión con respecto al satélite y mediante trigonometría lograron concluir los ángulos de vuelo del avión desaparecido.

Ojalá el hecho de ver que las matemáticas y la física tienen aplicaciones reales que nos impactan de una manera concreta, hiciera que los estudiantes de colegio cambiaran el paradigma que ha perseguido el estudio de estas ciencias en relación a la dificultad para aprenderlas, la incomprensión que el común de la gente cree tener al respecto y la poca aplicabilidad que le ven en su vida cotidiana. Ojalá muchos profesores y padres de familia utilicen los últimos acontecimientos y la publicidad que se ha dado a estas ciencias para insistirle a los estudiantes en adquirir los conocimientos por la importancia y aplicación que pueden llegar a tener en su vida futura, de forma que la aspiración del estudiante no se reduzca a la satisfacción inmediata de un examen. La introducción de los acontecimientos actuales como recursos didácticos en la clase es enriquecerla y mejorar las posibilidades comunicativas entre profesor y estudiantes, contribuyendo a activar los procesos del pensamiento para que los alumnos puedan establecer más claramente la utilidad de las ciencias en la vida cotidiana y se desarrollen habilidades relacionados a la naturaleza, la vida social o el pensamiento.