Analistas

Un panorama alentador

GUARDAR

Jairo Ramírez Gerente General Fincomercio

En la mente de los empresarios, los emprendedores y los trabajadores independientes estos meses de fin de año son definitivos para lograr o superar las cifras de crecimiento proyectadas para el cierre de año.

Como líderes empresariales del sector solidario, tenemos dos opciones: decir que la situación economía mundial es terrible y sumarnos en ese grupo, o apostar por una mirada donde los logros tengan el espacio que merecen.

La economía colombiana ha registrado un comportamiento saludable este año, alcanzando un crecimiento de 3% en el primer semestre, muy superior al de países comparables en la región como Chile (1,8%), Perú (1,7%), Brasil (1,2%) o México (0,3%).

La cifra es resultado de condiciones más favorables tanto para los consumidores como para las empresas en comparación con años anteriores. Por ejemplo, una tasa de inflación dentro del rango meta del Banco de la República, tasas de interés en niveles bajos para estándares históricos y unos salarios que aparentan estar creciendo a un ritmo mayor que en otros años.

Lo anterior ha permitido que las familias aumenten su gasto en los últimos meses. Esto se ha visto reflejado en unas ventas minoristas que se han expandido más de un 6,1% en lo que va del año y un crédito de consumo que crece a tasas de dos dígitos.

Por otra parte, la reducción de impuestos corporativos aparenta estar contribuyendo a un mejor dinamismo de la inversión como lo sugiere el fuerte incremento en las compras de maquinarias y equipos en sectores como la agricultura y la industria, así como la mejora observada en los indicadores de confianza empresarial. Asimismo, el precio del petróleo que se mantiene en niveles favorables ha contribuido a la mejor dinámica de la economía.

Resulta posible que estas condiciones favorables se mantengan en los próximos meses, lo que se refleja en una proyección de crecimiento de 3,2% en 2020 por parte del consenso de los analistas, algo superior a la cifra esperada para este año (3,1%).

En todo caso, la posibilidad de alcanzar mayores tasas de crecimiento dependerá de factores que conllevan una alta incertidumbre, incluyendo en particular la situación externa por cuenta de las tensiones comerciales entre las principales potencias.

Así mismo, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ha afirmado recientemente que un fallo desfavorable en cuanto a la legalidad de la reforma tributaria del año pasado sería negativo para el crecimiento y el empleo por cuanto daría malas señales a los inversionistas en términos de la estabilidad jurídica del país, mientras que las tasas de tributación empresarial se incrementarían nuevamente.

Estos y otros temas tendrán que ser monitoreados de cerca, pero la realidad es que Colombia está en una senda favorable de recuperación.

En todo caso, y sin descartar las afectaciones propias de un buen entorno macroeconómico, a nivel micro, como colombianos de a pie continuamos aportando al país con nuestra laboriosidad, inagotable recursividad y fuerte motivación de superación social y económica.

En general, debemos enfrentar las reformas estructurales incluyentes con mayor competitividad y productividad, con normatividad que facilite la actividad empresarial, promoviendo el emprendimiento, la inversión en educación y la incorporación cultural de los avances de la transformación digital.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés