Analistas 27/08/2020

La teoría de la moneda moderna

Esta columna pretende responder algunas y no todas las preguntas que Sergio Clavijo hizo en sus columnas en este diario respecto a lo que el llama Teoría Monetaria Moderna. Clavijo dice “[..] lo que viene postulando la TMM durante el último quinquenio.” La Teoría de la Moneda Moderna (MMT, por sus siglas en inglés) se inició en los noventas, no hace un quinquenio, y presenta una descripción de cómo funciona una economía capitalista. No es una panacea, sólo muestra que las operaciones fiscales y monetarias del gobierno no pueden entenderse por separado y cómo el gasto público genera reservas en el banco central las cuales afectan la política monetaria de fijación de la tasa de interés de corto plazo y, además, que la regulación del sistema financiero es esencial para su estabilidad.

Otro punto que señala equivocadamente es que el MMT no le preocupa la inflación, fenómeno que él vincula a la simple emisión de dinero. Si bien hay una correlación entre la cantidad de dinero y el aumento general del nivel de precios no hay evidencia de causalidad. Así, una de las principales preocupaciones del MMT es la inflación la cual puede ser causada por un gasto excesivo y no por un aumento en la cantidad de dinero. Es por esto que para el MMT es muy importante saber cómo se distribuye el presupuesto, algo que, por ejemplo, no se conoce muy bien en Colombia, pues un presupuesto que se distribuya hacia un aumento de consumo de bienes y servicios de los cuales no se producen o su oferta es limitada en el país generarían procesos inflacionarios.

Además, Clavijo falla en identificar que el MMT habla sobre los efectos de déficit público en moneda propia. El MMT simplemente se basa en la identidad macroeconómica, (T-G)+(S-I)+(-CAB)=0, la cual muestra que es imposible que todos los sectores de la economía tengan superávits al mismo tiempo y que por tanto el déficit del gobierno es el superávit del sector no gubernamental. Asimismo, un superávit del sector gubernamental debe tener como contrapartida un déficit en el sector no gubernamental, este último se manifiesta generalmente con déficit en el sector doméstico privado y finalmente con crisis financieras. Otro punto que ha sido plenamente explicado en la literatura del MMT e incluso autores ortodoxos muestran es que no hay riesgos del pago de la deuda pública (en moneda propia) si la tasa de crecimiento de la economía es mayor que la tasa de interés.

Por último, otro aspecto en el que Clavijo se equivoca es al ligar el MMT con el ingreso básico universal (UBI). El MMT critica abiertamente el UBI y plantea un programa de garantía de empleo. Dicho programa que contrataría a quienes quieran y puedan trabajar bajo un salario fijado en conjunto con la comunidad y de acuerdo con lo que consideren les garantizaría un nivel de vida decente. Éste serviría de ancla salarial, y, por tanto, como control de presiones inflacionarias. Así, una empresa que requiera contratar más trabajadores para poder enfrentar un aumento de la demanda contrataría a quienes estén en el programa de trabajo garantizado y para ello deberían pagar un poco más. Finalmente, durante sus más de 25 años el MMT ha venido respondiendo las preguntas que tardíamente formula Clavijo. Invito a quienes quieren hacer criticas del MMT a revisar la extensa literatura y a pensar fuera de los modelos convencionales que hasta ahora nos han planteado las mismas soluciones para diferentes problemas, el MMT es una de las diferentes posibilidades en le espectro heterodoxo para entender la economía.