.
Analistas 30/11/2021

Más ventas a futuro

Guillermo Trujillo Estrada
Asesorías Cafeteras LTDA.

Aumentar las ventas de café para entrega futura es la solución urgente que necesitan los cafeteros para proteger su ingreso de la volatilidad del mercado y asegurar la continuidad en bonanza por dos años más.

Es increíble que cuando los productores atraviesan el mejor momento de los últimos años, las instituciones cafeteras y el Fondo del Café, afrontan la mayor amenaza desde 1940, por cuenta de unos pocos cafeteros que no actúan honradamente.

Con razón, defendió Roberto Vélez el instrumento ante el ataque virulento del senador Jorge Robledo, reiterando que ese es el mejor programa para asegurar el ingreso de los cafeteros.

En ese mismo debate, el senador Alejandro Corrales realizó una presentación magistral y didáctica sobre los FUTUROS, actuando más como un funcionario de Fedecafé que como congresista imparcial -si tenemos en cuenta sus intereses económicos y políticos dentro de la caficultura-.

Propuso, un tanto ingenuo, solicitar al Gobierno Nacional recursos para aliviar las finanzas de las cooperativas que de manera irresponsable jugaron con el patrimonio de sus asociados, especulando con las ventas a futuro, sin ningún control.

El tema es prioritario cuando se habla de café y, la Federación se convirtió en el culpable -para los cafeteros y algunos dirigentes, que reclaman ayudas y plazos-, para poder incumplir lo pactado, cuando lo indicado es proceder judicialmente.

Como siempre sucede, los medianos y grandes productores son los incumplidos; cuando están obligados a honrar el compromiso adquirido y más bien -ahora mismo deberían estar firmando contratos para el año entrante-, muy por encima del precio actual.

Mientras tanto, se inventan todo tipo de argumentos para justificar la violación de las normas éticas y jurídicas… ¡hasta al clima le echan la culpa! Una disminución de un millón de sacos no es causal para no entregar el café comprometido.

La amenaza sobre el Fondo Nacional del Café es gravísima. Se comprometió con las bolsas internacionales y ante los compradores, con el café que cada cooperativa había ofrecido entregarle.

El gerente señala que la Contraloría General de la República puede enjuiciar por detrimento patrimonial, desde los administradores de la Federación, que incluye a los órganos de dirección, hasta las cooperativas y sus directivos, e inclusive hasta el cafetero incumplido, exigiendo la reparación económica y también acusaciones penales.

Se debe proceder por la vía judicial inmediatamente para salvar el Fondo del Café y el mecanismo de los futuros. No puede haber prórrogas porque las entregas deben ser en las fechas pactadas.

Las directivas cafeteras deben aprovechar el momento histórico de actuar con energía -así sea frente a unos cafeteros pesados-; si la pérdida es grande, el Gobierno Nacional puede hasta cancelar el contrato de administración del Fondo a la Federación, y así el gremio perdería toda preponderancia en Colombia.

Faltó previsión de parte de la Federación, por ejemplo, establecer un máximo de 100 cargas por productor, que nunca se supere 30% de la producción estimada y certificada por los agrónomos. Además, exigir una póliza de cumplimiento de compañía de seguros.

Así lo hicimos hace varios años; se presentaron incumplimientos, pero no se afectaron los recursos del Fondo. Y, los cafeteros que deseen comprometer un mayor volumen, pueden hacerlo con exportadores privados.