Analistas

Cómo hacer innovación social disruptiva

GUARDAR

En mi anterior artículo espero haber aclarado la definición de innovación social disruptiva, así como el porqué necesitamos de ella y cuando debemos realizarla, que sin lugar a dudas el momento preciso es ahora más que nunca, sobre todo al considerar lo que bien plantea Guillermo Hoyos Vásquez (2008): “no es el futuro en cuanto tal el que nos puede salvar, sino nuestra capacidad de responder a un pasado que nos dona el tiempo y la carga de tareas y nos conserva la memoria”.

¿Cómo entonces realizar la anhelada innovación social disruptiva? En primer lugar liberándonos de esquemas mentales rígidos y apropiándonos de pensamiento crítico y visión holística; fomentar y permitir que éstos se permeen en toda la sociedad, siendo para ello preciso dejar atrás cortapisas propios de apegos a doctrinas inconclusas, sobre todo entre los tomadores de decisión de la élite en los planos público y privado, que por aprensión a perder privilegios y prerrogativas ó peor aún por voracidad, desprecian lo desconocido pero debidamente razonado para prosperar las condiciones de todos, incluidas las de ellos mismos.

El trabajo por realizar es por lo tanto bastante complejo y difícil, más no imposible, el cual conlleva empezar a debatir y plantear posibles soluciones para la buscada innovación social disruptiva, en principio a través de este espacio de opinión, anhelo y “utopía más creíble que la misma realidad, que tantas veces nos resulta increíble”, según lo pregona un reconocido grafiti que se tomó las redes sociales.

La lógica se inicia como casi todo en la vida con la acertada instrumentación de los incentivos y estímulos que anteceden el efecto buscado, en este caso la innovación social disruptiva. Vale mencionar que hace más de quince años prescribí en esta columna que los incentivos debidamente estructurados eran la solución a la mayoría de los problemas sociales y económicos que tenemos, y por ende factores claves de éxito para lograr el crecimiento equitativo sostenible y sustentable.

Para materializar los principios antes esbozados en el ámbito de la innovación científica y tecnológica en todas las fronteras del conocimiento y la producción, y alcanzar su real inserción en el entramado productivo de nuestro país, se requiere ante todo identificar las masas críticas que están detrás de ésta, en este caso el capital humano y emprendedor de clase mundial requerido para cerrar brechas.

Sin embargo reconocer estas masas críticas de por sí no es suficiente para diseñar los estímulos correctos, sino que se necesita además identificar todas y cada una de las variables determinantes que influyen en éstas para así involucrarlas adecuadamente en el proceso, que en procura de resultados virtuosos deberían ser proporcionales a las alternativas y recursos disponibles entre las respuestas posibles de política pública. Dicho de otra manera de la eficaz alineación entre las condiciones y los instrumentos, depende la dinámica del resultado deseado.

Para materializar lo anterior diseñé los Parques de la Innovación que promuevo, los cuales deberán funcionar bajo unos incentivos manifiestos en unas condiciones fiscales, financieras y laborales excepcionales, aún por establecer y determinar, que permitan la atracción y asentamiento del capital humano y emprendedor de clase mundial necesario para participar legitima y dignamente en la sociedad y economía del conocimiento que hoy en día se impone, so pena de seguir en el atraso, la dependencia y la marginación que llevan a desequilibrios e inestabilidad.

En ese sentido los Parques de la Innovación son ciertamente diferentes de los Parques Tecnológicos que existen hoy en día bajo el amparo de las grandes universidades nacionales, los cuales por su alcance tienen un impacto marginal para dar el salto requerido. Pero sí buscan fortalecer, potenciar y darle mayores y mejores elementos de desarrollo a los Parques de la Creatividad fundados por el científico Raúl Cuero para el cierre de brechas.

La apuesta ganadora para hacer innovación social disruptiva se dará al considerar tratamientos novedosos para los problemas sociales por resolver e igualmente al incorporar efectivamente los eslabones de las cadenas de valor relacionados con el conocimiento implícito en todos y cada uno de los bienes y servicios requeridos para atender nuestras necesidades, en especial y particular, aquellos en los cuales no tenemos competencias ni capacidades pero si potencial, que son casi todos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés